miércoles, 28 de octubre de 2015

¿¿ A QUIEN SIRVEN LOS PODERES “INDEPENDIENTES” DEL ESTADO BURGUES ESPAÑOL ??

Por Beniezu 

      
         La clave de todas las triquiñuelas ideológica  de la ideología burguesa especialistas en articular y asentar lagunas conceptuales para crear dificultades e incapacidades cognoscitivas que dificultaran  el análisis de  la realidad sociopolítica objetiva  tiene su base en  expandir la teoría que concibe a la sociedad  como una unidad interclasista , carente de clases sociales antagónicas  .
           En realidad la teoría del ciudadanismo  es la base y el fundamento de la  propia ideología burguesa, una especie de cristal  tintado que vista la realidad a través de él nos dará a una visión tremenda mente sesgada de la realidad objetiva de esta sociedad donde se vislumbra una irreal  concordia de clases sociales . Y esta distorsión de la realidad  política no lo es  por errores en el conocimiento  de la realidad  lo es por el retorcido interés de engañar y confundir interesadamente. Nadie se echa piedras en su “tejado ideológico” como es evidente, porque este tejado no es  nada consistente para aguantar los embates de la verdad.
           La ideología burguesa  niega la teoría de  la lucha de clases como el motor de la historia político social de la humanidad y su  conclusión de que tampoco  existe lucha de clases en la  sociedad es coherente con su propia naturaleza de clase dominante y explotadora de la clase trabajadora., y así niega también la evidencia de que existan dos clases sociales, la burguesía, dominante y la trabajadora la dominada.
            En este articulo vamos a exponer una de las muchas contradicciones que acarrea la ideología burguesa tal y como hemos expuesto al comienzo, la disfunción de lo que dicen ser y lo que en realidad son pero muy bien envuelto para disimularlo. Y aquí vamos a hablar de la cacareada “independencia” de  poderes del Estado burgués, una burda falacia que oculta la total dependencia de estos poderes al Estado . 

¿ Sera la "Ley Mordaza" una ley "independiente"

La llamada “independencia” de los poderes es uno más de los tópicos  de la ideología dominante burguesa .El legislativo, el ejecutivo y el judicial, según su mundo conceptual, son los tres poderes que configuran el Estado llamado democrático, y afirman que  lo es precisamente  porque son independientes.
              Y esta afirmación seria certera y confirmaría un Estado democrático si sus tres poderes ciertamente fueran de naturaleza independiente unos de otros y de su dependencia del Estado, pero el Estado nunca puede ser independiente porque esos presuntos e "independientes " poderes forman parte consustancial de las herramientas para que el Estado funcione, forman parte de él  según el modelo establecido por la clase social que lo controla. Y en el estado capitalista  son poderes emanados de la misma burguesa, con el objetivo de satisfacer a los intereses de la burguesía, y difícilmente irían por libre puesto que son tentáculos del poder de un poder partidista y visceralmente  burgués.
            Esa presunta independencia es una falacia interesada similar a la afirmación que haría un comerciante de que  su modelo de comercio en relación con sus clientes es una relación de cordialidad absoluta e independiente de satisfacer sus propios intereses de lucro. Es decir que no abrió un negocio para ganar dinero sino para servir y agradar a sus clientes cubriendo sus necesidades. Mas o menos nos viene a decir  que se mueve por impulsos de filantropía, es decir por hacer el bien  a la humanidad rompiendo todos los esquemas universales del comportamiento político y social humano (1)
           Los poderes del Estado siempre han sido son y serán totalmente dependientes de la clase social que sustenta ese poder del Estado, porque han surgido de sus estructuras para nada independientes. Y en el Estado español comenzando por su Constitución que nunca será independiente pues fue totalmente dependiente de los que la escribieron aquellos que pertenecían, no solo a una determinada clase social de la burguesía ( nadie represento a la clase trabajadora) y para colmo  pertenecientes a la casta neo franquista.  Algunos por estas tierras hispanas nos quieren hacer creer que la Constitución española la escribió dios y se la entrego al PP escrita en tablas de piedra, tal es el valor "sagrado"que confieren a esta Constitución que fue escrita, no lo olvidemos por los propios neo franquistas  y afines  a su conveniencia sin la más mínima intervención de la oposición antifranquista.
            El Estado, que es la forma política superior de organizar una sociedad,  solo puede estar al servicio prioritario de la clase social burguesa o al servicio de la clase social trabajadora, los dos sujetos principales de una sociedad, lo cual invalida cualquier opción de independencia política, es decir la posibilidad de tomar una postura de neutralidad hacia las dos clases sociales. El Estado estará siempre comprometido políticamente en favorecer primordialmente a una de las dos clases sociales que conforman nuestra sociedad, un Estado  neutral, apartidista, independiente, solo puede existir en la cínica propaganda política de la ideología burguesa, y es muy consciente de ello pero lo hace por razones pragmáticas obvias. 
         El lector debe partir de la base de que los intereses político sociales económicos de los empresarios banqueros y los buitres de las finanzas  son radicalmente opuestos y contradictorios a los intereses de la clase trabajadora generadora  de las riquezas materiales cuyo resultado es el capital. Dos clases sociales, capitalistas burgueses versus trabajadores, cuyos intereses son no solo diferentes sino antagónicos, la burguesía no existirían como tal si no sería por que engorda del trabajo de la clase trabajadora. Y si el Estado es sectario y clasista sus poderes políticos difícilmente podrían ser independientes.
          El interclasismo solo existe en la ideología burguesa como engañabobos  como cortina de humo para dictar sus leyes clasistas que estas sí que son extremadamente clasistas donde la clase trabajadora está condenada de por vida a ser el siervo de la burguesía y de sus leyes   que le obligan a “vender” su fuerza de trabajo que genera  valor y capital infinitamente superior al  valor del salario.
           El Estado, sea del signo que sea siempre será dependiente de la clase social que ostenta ese Poder. En las Democracias burguesas donde sus poderes son dependientes de los intereses de la minoritaria clase  burguesa,  y en las Democracias socialistas  o populares donde sus poderes son dependientes de los intereses de la mayoritaria clase trabajadora. Ya de partida toda Constitución es escrita para favorecer primordialmente a una clase social determinada, y nunca a las dos a la vez porque sus interese son antagónicos e irreconciliables, es como servir de forma equitativa a los expoliadores y a los expoliados, es como legalizar el robo  dando prioridad al ladrón, es absurdo e imposible.
              Un Estado al servicio exclusivo  de los intereses de una  presunta ciudadanía interclasista es una falacia puesto que los intereses de ambas clases sociales son irreconciliables. Es más la propia existencia de la burguesa como clases social privilegiada lo es a costa de la súper explotación y dominación de la clase trabajadora. Nunca podrán reconciliarse, porque la primera tiene su razón de ser por la expoliación que efectúa y los trabajadores solo podrán liberarse, con la desaparición de los expoliadores tras  lograr una sociedad sin explotadores donde el trabajo y su producto sea disfrutado plena y totalmente por los propios trabajadores requiere la desaparición de la clases social burguesa, como clase social expoliadora se entiende.
               En aquellos episodios conflictivos derivados de esas luchas es el Estado quien dirime lo “justo” y lo “injusto” con sus parámetros de “legal” e “ilegal” con sus leyes y con su monopolio de la  violencia  y nadie duda de que toma partido abiertamente hacia el Sistema empleando su violencia a la que considera legal .El poder siempre tendrá la “Razón de Estado”- Cuando la lucha de clases es desproporcional, la violencia del Estado es también  desproporcionada porque en realidad está en juego y en cuestión la “razón de Estado”. Incluso se saltan sus propias leyes, es en realidad un Estado de guerra donde se juegan el Poder político y no suelen mostrar debilidad ante sus enemigos de clase.
        La película histórica “ Sacco y Vanzetti”, 1971, de Giuliano Montaldo, es una excelente explicación practica y pedagógica del cinismo de la burguesía (en este caso en los EEUU en 1920) y la farsa de su modelo de “Estado de Derecho” y de su presunta  “División de Poderes”  cuando la estabilidad del Sistema corre peligro. Cosa que ocurrió en aquellos convulsos años de los años 20 y sus radicales luchas obreras. El Sistema quiso dar un escarmiento  para atemorizar a un movimiento obrero muy radicalizado ejecutando a  Sacco y Vanzetti, dos líderes obreros anarquistas, en una farsa de juicio acusándoles de ser ladrones y asesinos con falsas pruebas montadas. Al Poder judicial no le importo dar el veredicto de culpables sabiendo que eran inocentes, porque estaba en juego el “Interés de Estado “y había que actuar en consecuencia. Un ejemplo grafico de la falacia de la “independencia” del poder judicial, que junto a todos los poderes del Estado son absolutamente dependientes de la clase dominante  burguesa     

(1) http://beniezu.blogspot.com.br/2015/09/sera-la-filantropia-el-motor-de-la.html




.