martes, 1 de enero de 2019

Como funcionan los gobiernos burgueses


                               Como funcionan los gobiernos burgueses 

Por  BENIEZU        
           

             Nunca esperemos que los gobiernos burgueses hagan alguna cosa positiva y a favor de los trabajadores pues estos gobiernos siempre serán – “auténticos consejos de administración burgueses” –tal y como nos recordaba Marx. Empezando por el propio estado burgués, su constitución su parlamento y sus leyes emanadas correspondientes etc. etc. Todos ellos, siempre serán lo más parecido a un consejo de administración de los intereses politico-economicos de cualquiera de las empresas capitalistas propiedad de la burguesía.


            Las clases dominantes burguesas que controlan el Estado y el gobierno burgués están pensadas y articulados para servir a los intereses político-económicos de las distintas clases de la burguesa. La atención que le dan a la clase trabajadora será meramente testimonial, para que pueda subsistir y producir. Jamás será tenida en cuenta a la hora del reparto del “botín económico” que se lo llevaran los empresarios, solo algunas migajas para los trabajadores, no por caridad sino para que no se mueran de hambre, ¿A quién sino podrían explotarle si no les mantiene vivos?  Los distintos gobiernos burgueses, pueden diferenciarse unos de otros, en pequeñas cuestiones políticas y administrativas, pero todos ellos estarán identificados inequívocamente al servicio de la clase social burguesa, primordialmente de aquel sector más poderosos y hegemónico. Aunque se vistan de rojo, y prometan el “oro y el moro” a los trabajadores, son meros charlatanes. No es difícil descubrir al verdadero candidato a un gobierno que pretende ponerse al servicio de la clase trabajadora, siempre será aquel que en el periodo electoral es despellejado por la inmensa mayoría de los poderes mediáticos. Cosa que no se verá porque nunca un político auténticamente sincero y honesto y al servicio de los trabajadores podría llegar a esos niveles. Desde el comienzo será boicoteado y defenestrado , y no hablemos de su financiamiento , que será CERO. 

   Sus voceros nos dirán una y mil veces que el Estado es imparcial y bla, bla, bla.  En su ordenamiento jurídico administrativo estarán muy bonitamente descrito que sus servicios estarán al servicio de la ciudadanía, sin mencionar, claro está, la existencia de las clases sociales. Todo escrito con la maestría del profesional que te está quitando, pero lo explica como si te estuviese dando. Ni una sola palabra sobre los derechos prebendas y privilegios de la burguesía, de sus distintas ramas y categorías económicas y de sus formas de explotación capitalista. Lo más importante y determinante es sin duda la no mención siquiera de la legalización del robo de la plusvalía al trabajador. El concepto de plusvalía, ni lo mencionan siquiera. En realidad, fue C. Marx quien la desenmascaro, ya hace más de un siglo, pero los economistas a sueldo e la burguesía ni lo mencionan siquiera, porque es un concepto que los desenmascara como vulgares ladrones.

            Esta plusvalía es la diferencia del valor económico de aquellas mercancías producido por los trabajadores, el salario cobrado por ellos y su valor real en el mercado.  La diferencia se llama plusvalía, y la totalidad de plusvalías es lo que conforma el capital.  Lo cual nos dice que el auténtico dueño del capital es el propio trabajador, que lo ha generado pero que el sistema de producción capitalista no solo se lo apropia, sino que lo mal utiliza. Creando grandes problemas de distribución, hambrunas, paro, migraciones salvajes etc. porque el móvil de la economía capitalista es el lucro y la ganancia de su clase social, y no la activara sin no le produce gancia directa, muy al contrario del motor económico de la economía socialismo que es el de cubrir las necesidades de la sociedad.

           Enormes cantidades de capital duermen porque sus dueños solo los van a emplear cuando les proporcionan lucro, porque el sistema capitalista esta articulado para que genere ganancia, bien como inversión productiva o especulativa. El capitalista se aferra a su dinero y se apalanca en él, y no lo empleara hasta que no encuentre donde invertir con seguridad de que le genere ganancias.  A diferencia del sistema socialista que solo emplea el capital para satisfacer las necesidades de la población, donde, tras haber sido abolida la propiedad privada de los medios de producción, y del propio capital, nacionalizándolos todos ellos, lo cual va a significar que es el propio Estado quien va a administrar estos medios, su producción y su capital generado por la plusvalía, todo para aplicarlo en la satisfacción de las necesidades vitales de la población.
 Las teorias marxistas,resumiendo su fundamento, pretenden explicar las inevitables desgracias que ha cubierto y sigue cubriendolo el mundo a lo largo de su historia, y tambien nos enseña  como, el porque y para que  limpiarlas aqui ahora y siempre. El marxismo es pues conocimiento y remedio para los males mundiales fruto de la lucha de clases 
  
     Aquí en la nueva sociedad, el lucro personal desaparece como estímulo de la economía productiva pues el estímulo que dinamiza la economía será cubrir las necesidades reales de toda la población. Una población ahora sin clases sociales, sin distinciones, ni privilegios, todos seremos ciudadanos con los mismos derechos y deberes. Es , sin duda alguna ,una economía equilibrada donde las diferencias sociales  serán prácticamente inexistentes , porque la distribución de las mercancías y los servicios  necesarios para la ciudadanía será en función de  sus necesidades reales y vitales, y de las posibilidades disponibles, todo supervisado y controlado  por el Estado al servicio de una ciudadanía igualitaria en derechos y deberes , sin clases sociales .Estos datos, para mucha gente, serán increíbles, nunca escuchados, es lógico que los medios propagandísticos de la burguesía se afanen por ocultarlos y ningunearlos pue se trata nada menos que de la liquidación de su  propio fin futuro como clase privilegiada y dominante ,y es sabido que nadie se hechas piedras a su propio tejado.


        La flexibilidad y la tolerancia de unos gobiernos burgueses hacia otros gobiernos entrantes solo es tolerada cuando el ganador pertenece a su propia clase social, a otro sector de la burguesía, pero diferenciado en pequeños matices.  Y así cuando en aquellas elecciones democráticas es elegido otro partido diferenciado al que ya estaba gobernando solo se le permitirá si forma parte de alguna rama de la burguesía, para que todo quede en casa, entre burgueses para que se respete y se aplique las normas de la burguesía,   y gobernara siempre al socaire de la defensa de los intereses económicos de las distintas sectores de la burguesía. Y claro, tendrán cuidado en cuanto a los trabajadores, que estos también puedan ganar lo suficiente para que puedan alimentarse y cubrir sus necesidades vitales es lógico que la burguesía no quiera que se mueran de hambre, pues tienen que producir, y cotizar a hacienda. Y los que han sucumbido al desempleo, no les importa nada, incluso consideran que es positiva y económica esta desgracia pues así abarata la mano de obra. Pero si algún partido ganador se desmadra y se sale de los parámetros marcados en defensa de los intereses económico-burgueses, que se atenga a las consecuencias de lo que siempre será el recurrente   Golpe de estado. Nuestro ejemplo más cercano el Golpe que dieron las burguesías financieras terratenientes comandadas por Franco.  Este suele ser el esquema habitual del funcionamiento de las llamadas democracias burguesas. La historia moderna de la burguesía está plagada de ejemplos. Aunque últimamente, las burguesas mundiales, guiadas por la ingeniería moderno del golpe de estado, madre in USA están cambiando mucho, no suelen ser tan drásticas ni sanguinarias, son más sofisticadas donde suelen intervenir estamentos judiciales, comprados descaradamente, para implicar procesar e incluso encarcelar a determinados políticos molestos por sus actividades progresistas. Sudamérica está pareciendo un auténtico laboratorio para estas novedosas practicas del moderno golpe de estado. Ejemplos, En Brasil:  Lula y Dilma Rusel, en Argentina, Cristina Fernández Kirchner, en Ecuador, Eduardo Correa etc. y más que aparecerán. Todo para tumbar gobiernos progresistas o impedir su continuidad.

      Como vemos el esquema de las llamadas democracias burguesas no es tan “democrático” como lo predican, solo abrazan la democracia cuando los vientos les son favorables, cuando no lo son, la aplastan ayudados por sus amigos los militares que, en realidad, aunque no lo cuenten, sus altos mandos suelen formar parte   de la misma clase social, unidos principalmente por lazos económicos, familiares y políticos. Porque no olvidemos que los ejércitos del estado burgués siempre suelen estar al servicio de su propia clase social. Lo mismo suele ocurrir en aquellos estados donde la clase trabajadora es la que ha tomado el poder, se tomaran las previsiones para que el ejercito se posicione  a su servicio pleno. El propio Marx ya nos decía que el Estado nunca puede ser independiente e imparcial ante las clases sociales que componen la sociedad. Siempre estará al servicio de una u otra clase social. 

       El ejercito suele formar parte del entramado del Estado, lo mismo que todo su poder: el ejecutivo, el judicial, el legislativo y otro que no suele aparecer en “nómina” pero que en los tiempos modernos suele ser el más efectivo en el arte de controlar y mediatizar a las masas. Hablamos de PODER MEDIATICO. L a prensa, la TV, las redes sociales etc. etc. Es una poderosísima arma para mediatizar y robotizar a las masas en aquellos módulos de opinión que interesen a Estado. Direccionan con gran efectividad la voluntad política de grandes masas de la población, de una población que previamente está siendo vaciada de valores   y opiniones que no interesan al Régimen.
        
          La importancia que la clase social burguesa le da a la clase trabajadora es relativa a la situación política-económica concreta. Cuando la situación en la producción y el consumo esta equilibrada y esta es de bonaza, todo va bien.  Pero cuando aparecen los problemas en forma de crisis, muy habituales en el sistema de producción capitalista, que hace que el consumo caiga drásticamente y que la producción disminuya y el desempleo aumente, y esto hace que a su vez que el consumo disminuya…. etc. Lo uno trae lo otro y en cadena. Y esta ley no admite milagros. Y así en los tiempos actuales la producción, el consumo y la economía están ralentizadas o estancadas. 

           Enormes masas de parados deambulan por el norte de África queriendo entrar en Europa a través del Mediterráneo. Igual ocurre en el Sudamérica pretendiendo alcanzar la presunta meca del bienestar económico, los EE UU. Estos son los forúnculos del Sistema capitalista, que no por esperarlos van a ser minimizadas sus consecuencias, aun imprevisibles. Estas contradicciones del capitalismo, cada vez más extremas no sabemos cuándo y cómo acabaran. Solo sabemos su origen y porque ocurren, que no es otra cosa que la voracidad del capitalismo por acumular ganancias y más ganancias, obsesionadas en creando adictos al consumismo innecesario pues necesitan vender, vender y vender aunque el producto no sirva para nada útil. .  Enormes cantidades de capital paralizados porque no hay demanda de mercancías y estas no llegan porque los presuntos consumidores no tienen plata ni siquiera para alimentar a sus hijos ni a ellos mismo.  Estas son las consecuencias de sistema capitalista, ya en sus últimas que comienza a mostrar sus más recientes y graves contradicciones.  Y debemos desconfiar de sus propios datos y estadísticas. El capitalismo, sus elites dominantes, nunca serán objetivos explicando la realidad, porque va a producir caos y desesperación entre los más desfavorecidos. Es lógico este proceder por las enormes consecuencias que van a producir en el ánimo de la ciudadanía y su temor a las rebeliones y a enormes disturbios.

      La burguesía, en sus análisis económicos, nunca emplearan la palabra “clase social”. clases sociales, lucha de clases, clase trabajadora o clase burguesa. Estos conceptos son un tabú ideológico. Los ideólogos de la burguesía huyen de su utilización por las reminiscencias políticas que cargan y rezuman.  Sus ideólogos huyen como alma en pena solo mencionar el termino de clases sociales.
   
      A la  clase social proletaria, o clase trabajadora, aunque nunca la consideraran como clase social diferenciada,  será  considerada como un valor utilitario y servil , nunca como  una categoría que carga un valor político intrínseco  en si misma .No se le da siquiera un valor político propio y diferente con derecho a representación política , con derecho a disponer de un partido político como clase social peculiar y diferenciada , y con derecho  formar Estado y un gobierno propios etc. tal y como lo hace la burguesía como clase social. Eso no, a la burguesía no le interesa porque eso significa su reconocimiento y su fortalecimiento como entidad política propia y facilitar su disponibilidad para la toma del poder como clase diferenciada.  
      
            Lo que si pueden hacer los trabajadores es formar parte de un partido burguesa, o presentarse como candidato en ese partido burgués. Pero claro esto solo sirve para confundir, sería lo mismo que jugar en un equipo ajeno, donde solo te permitirían si lo hicieras jugando a su favor, que es lo mismo que traicionar a tu propio equipo o clases social.   Y es significativa esta discriminación calculada hacia los trabajadores para poderlos controlarlos y manipularlos mejor. Lo de la igualdad democrática solo es aplicado a los intereses de las distintas ramas de la burguesía, las que tienen negocios y capitales invertidos en la economía capitalista. Es decir, solo la clase privilegiadas que dispongan de capital invertido en negocios y con asalariados.  Y como vemos este sistema llamado “democrático” solamente lo es para la clase social burguesa, en sus distintas ramas y niveles como propietarias del capital. Ser propietarios de capital es una prebenda imprescindible para formar parte de las elites gobernantes, como lo era antiguamente los títulos mobiliarios de la aristocracia, para moverse en los círculos del poder .Esta es, y no otra, nuestra maravillosa “democrática “burguesa.

       Y ahora nos podemos preguntar ¿dónde está la igualdad democrática, esa de considerar a la clase trabajadora igual a la clase burguesa? ¿dónde está la presunta igualdad del patrón de una empresa que emplea a unos empleados a sueldo? ¿Acaso tiene los mismos intereses, el patrón explotador y el trabajador explotado? ¿Acaso tiene los mismos intereses políticos los empresarios explotadores que engordan con el trabajo de sus explotados?

            Y aquí quisiera que el lector captase la actitud rastrera que arrastra la burguesía cuando desprecia y rechaza la propia naturaleza de sujeto político que carga clase trabajadora. A esta clase social trabajadora, la clase burguesa no les considera ni como sujeto político diferenciado, ni siquiera como un sujeto político propio, es decir con derechos políticos propios de su naturaleza diferente  a la clase social burguesa, Por ejemplo para poder competir como sujeto y en plan de igualdad con la burguesía , con posibilidad de  presentarse en la concurrencia electoral como sujeto político propio y con su propio programa político que contemple todo su arsenal ideológico y burocrático  entre el que se incluirá su propio modelo de Estado , tal y como lo hace la burguesía.  Pero esto no se lo permite porque sería saben que eso sería el fin de ella. Ignoran su propia existencia como sujeto político, y punto. 

         Y no es en el tema laboral su único caso. La burguesía es tan perversa que ni siquiera reconoce ningún tipo de otros sujetos políticos que no sea el suyo propio como clase dominante   y dirigente en aquellas sociedades controladas por ellos, actitud esta que nos da una idea de su nula naturaleza democrática. Y esto es palpable en aquellos estados donde en su territorio están incluidos como propios y nacionales, territorios y culturas diferenciadas que son ignoradas, anuladas y sometidas al poder central. En Europa tenemos bastantes casos y sobre todo en el Estado español, Catalunya, Euskadi, Galicia etc. en Sudamérica donde las numerosas etnias originales son ignoradas como tales, desproveyéndolas de sus derechos ancestrales e incluso persiguiéndoles violentamente para hacerles desaparecer. Actos perversos que tienen como fin apropiarse de sus tierras y sus minerales para venderlas al mejor postor extranjero. Las burguesías, como clase social instaurada en los estados llamados “democracias burguesas”, de democracia tiene poco o nada, cada vez está más clara el oscuro devenir que cargan para poder desenvolverse como estados , no al servicio de sus comunidades diferenciadas sino que al servicio del  lucro y la ganancia de unas elites cada vez más voraces en acumular ganancias , sin importarles que por el camino vallan dejando regueros de cadáveres no solo de humanos sino también de sus culturas ancestrales  pisoteadas y sus  pueblos desposeídos de sus derechos .  

      Pero volvamos a la clase trabajadora, a su naturaleza política diferenciada de la burguesía, y que parece que esta difuminada por ahí, algo así como si fuera la sombra de la clase social burguesa, porque no costa en ningún documento de la Constitución que exista como tal clase diferenciada, y por tanto no existe y  no tiene derechos .Y todo haciendo gala de una perversa actitud totalitaria, para desproveerle de su naturaleza propia políticos  y económicos propios, como lo es todo grupo social ,étnico o cultural. 

           La clase proletaria es pues para la clase burguesa, un fantasma legal, no existe, su situación es similar a las nacionalidades no reconocidas, y no es por casualidad, el motivo es siempre el mismo el lucro y la ganancia por métodos criminales.  Y eso que es una fuerza de trabajo que nada menos es la base, el fundamento creador de la riqueza de un país y sobre todo el que engorda a la clase parasitaria burguesa. Y que en el ordenamiento jurídico de la constitución burguesa debería aparecer como un sujeto político diferenciado y con derechos específicos propios, Pero eso solo lo hacen los demócratas.

     Algún listillo nos dirá que tampoco en el Estado comunista se permite la existencia de partidos burgueses como si esto justificaría los hechos y los despropósitos de las burguesías actuales. Además la historia de la humanidad debemos entender que no es una competición de quien es más “demócrata”, basándonos en el concepto burgués de “democracia” que ni es absoluto, ni eterno, ni sobre todo, determinante, pues solo es una herramienta que sirve a los intereses de la propia burguesía, como clase social dominante. 

           Es un valor circunstancial, un accesorio discriminatorio que le sirve a la clase dominante burguesa para mantenerse en el poder. No caigamos en el horror de ir al costurero a encomendar un nuevo traje llevándole nuestras medidas tomadas cuando teníamos 20 kilos más.  Porque el concepto de democracia que carga la clase trabajadora es universal, para nada discriminatorio, porque en su modelo de estado  ya no existirán clases sociales ,  solo un sujeto llamado ciudadanos  Lo determinante será quien es el que va a comandar la sociedad -No se trata de una competición sino de aplicar la política justa y a los  sectores de la población correctos,  y ya estaríamos en una fase de la revolución donde la burguesía junto a todos sus bagajes y accesorios deberán  desaparecer como clase social para dar paso al progreso   que supondrá  que la clase trabajadora y todos sus accesorios  ideológicos y administrativos  tomasen el comando, no solo del estado sino de la propia historia futura . 

    Y aquí y ahora en este momento histórico toca la confrontación de estos dos factores en liza. Esta se está dando ya imperceptiblemente para la mayoría de la gente que compone la burguesía y el proletariado. Y el enfrentamiento es bien peculiar y determinante pues se trata de cambios y movimientos al principio imperceptibles pero continuos imparables. La historia y el progreso son imparables a pesar de los esfuerzos por algunos en pararla solo lograran, como mucho, ralentizar su avance. 

miércoles, 28 de noviembre de 2018

ALGO ESTA CAMBIANDO EN ESTE ESTADO


 Por BENIEZU  
    

            Aunque hasta ahora esta percepción de chulería entre las castas neofranquistas dominantes apenas se había manifestado hasta que ha explotado en Catalunya. Estaban en calma y no lo necesitaban, pues se sentían seguros y dominantes, no olvidemos que la llamada “Transición” fue una representación de formas democráticas a la que estaban obligados a representar. Pero los tiempos están cambiando y el PP, su máximo representante de los valores franquistas, está haciendo aguas pues ya percibe que sus presuntos “valores” que nunca dejaron de ser los valores franquistas, empiezan a ser ninguneados y olvidados pues su gente , pues esta ha espabilado y se está desengañando dado el pésimo  ejemplo que están dando  sus líderes,  que se ocupan más en otros de “valores” , estos no tan “sublimes ni patrióticos” sino más bien ruines y rastreros relativos a sus miles de millones arramplados  de los cofres públicos.
         Y así pues, sus fans empiezan a revolverse y espabilar, y es por eso que las elites del poder están preocupadas por lo que se agitan y llaman a filas a los “españoles de “verdad”. A recuperar las esencias de la “España eterna”. El esperpento de espectáculo que el PP dio con su numerito para la elección del nuevo presidente del partido es de antología. De lo que todo parece indicar que va a ser el derrumbe definitivo del PP como partido consolidado y representativo de aquellas podridas “esencias” franquistas, ya totalmente contaminadas por los innumerables actos de corrupción y latrocinio y que indudablemente aquel presunto prestigio de esas esencias se ha volatizado. Y el PP, aunque aún durara algunos meses sacando pecho neofranquista, quizás un año, su fin ya es cosa decantada que quedara en algo testimonial.
         Ahora, ante el desaguisado actual, las distintas ramas del decadente neo franquismo, pretende cada una de ellas, ser la “elegido” para “salvar España”. Y ahí andan enredando y metiendo ruido mediático y callejero. Les sobra tiempo y dinero y lumpen a los que comprarles una camisa azul y buenos alicientes, en droga y dinero para la tarea de “salvar España”. Haciendo, eso sí, mucho, muchísimo ruido, y no tardaran también en expandir formas de terrorismo, sobre todo mediático, para hacerse notar.
       Los hechos en Catalunya son dignos de vergüenza ajena, Europa ni se lo creía cuando vio los videos de unas “fuerzas del desorden” masacrar a palo limpio a ciudadanos pacíficos, mujeres, ancianos y a todo lo que se ponía por delante, ¿Que horrendo crimen estaban haciendo? Solo ejercer el derecho universal de escoger políticamente y votar. Pero claro, los ingenuos demócratas de estas tierras no habían caído en el detalle de que, a esta España, impuesta a sangre y fuego, no se la elige, o se la soporta o te vas de su territorio, porque es de su propiedad, que para eso ganaron la “Cruzada”. Pues ya hace ochenta años que nos impuso esta consigna el dictador Franco a sangre fuego y al precio de un millón de muertos. 
El PP y el PSOE. ¿En que se diferencian? Cara a la galería en muchísimas cosas, en la realidad política, en nada sustancial, ambos defienden el neo franquismo y todas sus estructuras y valores que resultaron tras la muerte de Franco, y representan teatralmente la pluralidad política y un inexistente antagonismo. Este es un secreto a voces, pero que sin embargo es tal el sigiloso y atosigante poder de mediatizar y de ocultar la realidad que cuela como una verdad más. Los medios de “deformación masiva” TV, prensa, radios   etc. son el cuarto poder no reconocido ni elegido democráticamente, pero sin embargo su poder de mediatizar voluntades es descomunal.  Esta es la democracia   que nos están vendiendo por aqui


      Y en Catalunya, nos dicen que surgieron   las esencias de la auténtica raza española para contestar a los “traidores” que no quieren ser españoles.  Eso no dice la mediática a sueldo del Estado y malas lenguas confirman que fueron en autobuses fletados con el erario público para ir recogiendo por el camino a  “patriotas bien pagaos”  para sacar pecho ante los traidores catalanes. Y así, aquella España de los españoles de “verdad”, la España del NO-DO franquista con todas sus esencias ya rancias, tras cuarenta años auto reprimida por condicionantes del guion de la llamada “Transición”. Pero por fin, las fuerzas de elite, entre ellas la escogida guardia civil, la más pura de todas ellas y con sus esencias imperecederas, encontraron por fin su razón de ser y mostrar su   savia franquista imperecedera.
        Y el lector se dará cuenta de que con esta   narrativa pretendo exponer que este Estado, de democrático solo tiene la fachada, y  de que sus aparatos burocráticos solo saben representar el guion encomendado de “Estado democrático” que les fue enseñado en la llamada “Transición” pero que sus esencias siguen siendo franquistas, por la sencilla razón de que nunca fueron depurados de aquella marca franquista.   Y este sustrato fascista suele aflorar cuando las circunstancias obligan. En ningún estado democrático europeo sus llamadas fuerzas de orden al huso, se hubiese comportado como lo hicieron estos cuerpos policiales españoles.  Estos de aquí no tuvieron que representar nada, les salió de sus entrañas de puro fascismo. Cuarenta años con Franco, enseñan modales, más otros cuarenta con los mismos cuerpos y los mismos mandos, sin la mínima depuración, también   tienen sus consecuencias. 
         Nuestros trasnochados franquistas parece que están   pretendiendo con parafernalias de todo tipo crear una matriz de opinión de que España está despertando y volviendo a sus orígenes. Se pretende mostrarnos  como el renacimiento de la España “Una grande y libre “eterna y franquista está despertando. Estos cavernícolas del PP, y demás mini partidos de la derechosa franquista, sus cuadros más significativos y adinerados, claro, están dando un espectáculo absolutamente surrealista. Pretenden que sea percibido, la superioridad de los ganadores de la “Cruzada” la masculinidad y el machismo como valores de la “raza” española. Todas aquellas proclamas de superioridad del macho español que tanto se expandían tras la victoria franquista, como valores propios de la “indómita raza hispana”. etc. Ahora pretenden, qué duda cabe, inculcar   entre aquellos sectores marginales, con algún indicio de alineación nacionalista surgidos en extractos sociales marginales y sin demasiada cultura fáciles de embaucarles con estupideces tipo:  recuperar la “España eterna”, para crear zombis manipulables. Aunque los argumentos más convincentes, no suelen ser precisamente los ideológicos sino más bien, crematísticos y drogas duras.




 Franco y su franquismo siempre han atraído a sus adeptos como la miel a las moscas, y no es que a estas recurrente moscas les gusta la miel. No, la miel precisamente, pero si el dinerito público muy fácil de acceder haciéndote pasar por político adicto y sumiso a los Poderes facticos franquistas.  ¿Y cómo así? se preguntará algún ingenuo lector. Pues sencillamente, primer requisito; ser adicto al Régimen.  Y segundo; Aunque seas presidente o ministro, obedece a los poderes facticos. Si aquellos poderes económicos que nunca se fueron del control del Estado desde la época de Franco. Y tercero; Arrampla con todo lo que puedas hasta que dure tu suerte, que te lo agradecerán porque ellos también ganan  y mucho más. Incluso seguirás cobrando cuando ya no les sirvas como político, te colocaran en algún consejo de administración por ahí.  Franco, como el Cid Campeador, sigue ganado “batallas” hasta después de muerto, En este caso, los muy jodidos, lo que gana sus adictos es puro dinerito. 


        Estos fenómenos sociológicos de masas ocurridos a lo largo de todo el Estado a cuenta de Cataluña son políticamente muy significativos pues nos están dando el grado de sensibilidad inducida, sobre todo por los poderes mediáticos, cuasi controlados por los poderes del entorno neofranquista. Y es muy significativo que esta explosión de protesta haya sido estimulado y financiado también por otros partidos afines al franquismo. Lo cual los define claramente cuál es la caratula que engloba a esta corriente, aunque en mi opinión es minoritaria pero que gracias a sus poderes políticos, financieros y mediáticos dan la impresión de ser importante. 
         No recuerdo que en la historia reciente del neo franquismo tras la “Transición” se haya dado semejante explosión de españolismo radical acompañado de una gran exhibición de estos estereotipos machistas y fascistas que, indudablemente implican  un  soterrado  intento de reactivar y recuperar a las  esencias   del franquismo , sus tic más ruidosos y amenazantes , y posos fascista que aún perduran en los estamentos del poder, por la sencilla razón de que nunca se hizo la más mínima depuración de ellas.
          Tras la caída de Rajoy, qué duda cabe que algo ha comenzado a cambiar. Personalmente no confió mucho en los gestos de Sánchez, pues la historia del llamado PSOE y su papel de agente contratado y colaboracionista en la farsa de la “Transición, esta demasiada fangosa. Sánchez nunca hubiese llegado a la presidencia si los poderes facticos del Régimen tuviesen la más mínima sospecha de que su intención es desmoronar este Régimen, ni siquiera purificarlo. Hay muchos intereses geopolíticos para que esto no ocurra, los más importantes y poderosos son los del “amigo” americano y su interés hacia la península dada su importancia geoestratégica, que hará lo imposible para que el Estado no lo tome un partido de izquierda AUTENTICA y todo siga “atado y bien atado”
              Todo indica que el papel de Sánchez es un intento de revitalizar este régimen vistiéndolo de progre y democrático, no desde una perspectiva realmente democrática sino desde una perspectiva de recuperar y apuntalar el propio Régimen, salvando a sus muebles principales, sus poderes facticos económico-políticos que siempre han estado en la sombra, entre ellos los intereses del Imperio junto a sus bases militares en un territorio geoestratégico de primer orden. Y todo indica que estos poderes facticos han decidido prescindir del PP como el agente político principal en el Estado español, pues ya es notorio que su impresentable historial de corrupción es ya políticamente irrecuperable. Y es muy posible que se promocione a alguno de esas emergentes figuras de extrema derecha que han pululado entorno al PP, pero que son tan impresentables, rezuman tanto a franquismo, que por ahora no creo que puedan cuajar como representantes de una derecha civilizada al gusto europeo. 
         Pero volvamos a la raíz del asunto, a la prepotencia endógena y a la corrupción, son lo que podríamos decir “las joyas de la corona” y  están enquistadas en los basamentos del poder de un Régimen que fue heredado de Franco y que es evidente que  nunca se podría esperar cosa buena  de semejante herencia. Y nunca mejor dicho porque es precisamente la Corona y sus diversas ramas las más contaminada en la lacra de la corrupción.  El volumen del monto acumulado ilícitamente es astronómico y sigue aumentando y nadie se atreve a lidiar con semejante toro. Para que nos hagamos una idea del poderío de la Corono solo tenemos que recordar que fue FRANCO QUIEN LA COLOCO para que diera continuidad a su despropósito y no solo es intocable, sino que además nos sale cara su “regia” representación. Y la ciudadanía no se explica el fundamento de esta corona. ¿Para qué sirve, cual es la función práctica de la corona??  ¿Qué cosa positiva o creativa hace que revierta en la ciudadanía?  Y sobre todo ¿Quién es Franco, que autoridad moral o política ha tenido y tiene Franco para doblegarnos a sus órdenes, y aceptar como corderitos la imposición caprichosa de un Rey, su rey??  Absolutamente ninguna, y es hasta incomprensible que la ciudadanía haya sido tan sumisa e indolente e irresponsable de aceptar todo el montaje de la “Transición” como si hubieses sido ciertamente una transición real, cuando solo fue un vulgar tocomocho, un vulgar transvase de una dictadura a una dictablanda, con los mismos dictadores ahora vestidos de demócratas
          La llamada “Transición” solo fue el transvase del franquismo, sin Franco, a una pantomima de estado democrático del tipo occidental. Y cuando decimos franquismo nos referimos a un determinado modelo de Estado sumiso a los designios del Imperio, y a un determinado modelo de Estado que ya estaba conformado con Franco, es decir con el personal adecuado, con unos valores predeterminados que nunca serian sobrepasados sobre todo en lo más importante, un anticomunismo acérrimo y un nacionalismo ultra centralizado, anulador de las nacionalidades periféricas, argumentos estos que serán parte de las cuñas para apuntalar  el Régimen. 
          El resto, el diseño de lo que sería la “Transición” su ordenamiento electoral y constitucional seria escrito por expertos en la materia del engaño, haciéndole crees a la ciudadanía que todo era escrito democráticamente y al huso occidental. No hubo ni por asomo un proceso constituyente donde el pueblo, sus distintos sectores representativos pudiesen participar. El único que existía y a pleno funcionamiento eran las organizaciones del Movimiento Nacional.  Y no hablemos de partidos o representantes de las distintas sensibilidades políticas, aún no habían sido permitidos ni creados ni asentados en la sociedad.
        Quienes escribieron la llamada Constitución fueron escogidos por las elites del propio Franquismo y es de suponer, por algún delegado del Imperio, en la sombra claro. Al pueblo español solo le dieron la opción del SI o el NO o la atención. Ciertamente la bondad la sumisión y las tragaderas de este pueblo es de antología. Y lo más jodido es que tal fue la parafernalia mediática, contralada por los franquistas claro, fue tan descomunal y atosigante en alabanzas y parabienes a la nueva y grandiosa democracia que la inmensa mayoría se lo creyó. Y ahora no toca reflexionar y cargar con nuestros errores y con la herencia que las generaciones pasadas nos han legado y que, personalmente, espero que la reflexión no dure.  
           Es comprensible que el pueblo español, tras cuarenta años de dictadura franquista no se puede decir que había quedado como un pueblo experto en el conocimiento de las cuestiones relativas a las libertades políticas y trago aquel panduro como si fuese un exquisito bollo recién salido del horno. El Poder mediático, el nuevo y demoledor poder político, no reconocido en la Constitución, es sin embargo en estos tiempos del neoliberalismo una de sus herramientas más eficaces para modelar las mentes, y encauzar sus energías políticas. Es su mejor arma para domesticar a las masas.  Y así nos va. En plena “Transición” todos los poderes mediáticos, TV, prensa, radios, cine etc. en manos de expertos intoxica dores, Incluida la CIA que ya venía cargando con las nuevas técnicas del genio nazi Joseph Goebbels, el de “Una mentira repetida cien veces se hace verdad” para aplicar a los españolitos muy verdes aun en el conocimiento de las materias relativas a la democracia. Tragaron todo lo que les decían los expertos en la materia de intoxicar. Y aun lo siguen haciendo, y como.
        Y así tras la llamada “Transición”, los franquistas solo necesitaban cambiar modales y apariencias porque las riendas del poder, que siempre caería en manos de un bipartidismo, en el PPSOE, estaría garantizado, y todos sus chanchullos, seguiría en sus manos. Y así fue pues todo aquel personal que componía la burocracia franquista, paso intacto como como si serian demócratas de toda la vida. Solo se cambiaron de camisa y con la ayuda de expertos en el arte de aparentar. Ahora si, se preocuparon bastante de sacar nuevas caras, sin demasiada contaminación franquista,  pera representar a los nuevos partidos que pasarían como” demócratas”. Y así nos han colocado, como quien no hace nada, otros cuarenta años de neo franquismo. Aquello fue toda una conspiración donde participaron la CIA, y una Europa integrada en la naciente OTAN, Eran tiempos de la guerra fría y el anticomunismo hacia la URSS.
 Los cuarenta años de “Transición”, muy rentable para el Imperio y para los neofranquistas, pero la suerte no es para siempre y ya estamos en la hora de que el Pueblo pase factura. Y tampoco el coco comunista ya no cuela como antaño.