viernes, 8 de septiembre de 2017

España contra el espejo

Por Beniezu
     Traigo a estas páginas un artículo de un  autor catalán interesante,  José A. Rodríguez, tomado de su  Blog "Observatorio de Ciberpolitica" Un artículo que trata sobre la petulancia del integrismo nacionalista español sobre Catalunya. Un artículo que desenmascara las carencias democráticas del Régimen y resalta sus poses dominantes heredadas de su referencia franquista 
                                       


                Por José A. Rodrígez     España contra el espejo

Hablar de “España”, como metáfora del poder de verdad el del estado, el que se ejerce desde la estructura de poder institucional fuerte, económico y mediático. Esa España siempre se ha relacionado con otras estructuras sociales e institucionales de forma extractiva. España se comporta como un maltratador narcisista, que extrae un suministro para sus intereses privados y considera a los demás no como personas con sus necesidades e intereses auténticos sino como extensiones de si mismo.

       España, el maltratador le ha importado bien poco las quejas de Catalunya. Las ha tratado siempre con displicencia y como “manías de alguien demasiado sensible”. España ha intentado modelar Catalunya a su manera mientras Catalunya intentaba modelar la relación para poder encajar en ella.

     España ha jugado a luz de gas con Catalunya, incumpliendo promesas, truncando acuerdos, corrompiendo el espíritu de su propia Constitución y por último utilizando los tribunales de garantías para un uso privado. Nunca ha considerado otro actor y otros intereses que él mismo, todo se hacía siempre desde su óptica y desde su egoísmo. Si en algún momento se cedía algo a Catalunya era porqué en el fondo España quería algo de ella.

       Catalunya lleva luchando por la relación durante décadas, ofreciendo alternativas, renegociaciones, nuevos pactos. Mientras que para España todos estos gestos no eran más que quejas y negociaciones eran fruto de una personalidad demasiado intensa, demasiado quejumbrosa. España ha creído siempre que Catalunya era un niño díscolo que no se quería acomodar a lo que es lo “normal”. España como buen maltratador no entendía que el otro actor pudiera estar incómodo, que pudiera sentirse maltratado y manipulado y que eso en el fondo fuera algún problema.
      


  
     Catalunya intentó poner etiquetas a su relación y poder reconducirla “relación en un estado plurinacional”, “estado de autonomías”, “federalismo”, “estado descentralizado asimétrico”. España aceptaba algunas etiquetas pero todo era una farsa, Catalunya no es y nunca ha sido “nadie”, es paisaje, en cuanto pasaba la crisis el pacto se ignoraba. El maltratador no puede ver al otro actor como un igual y por tanto sus demandas son equivalentes a las que hace un animal doméstico a su dueño. Si place se le complace, pero no se negocia con el ganado.
  
      Y como toda relación tóxica en la que la víctima quiere dejar de serlo, el maltratado comenzó confrontando al maltratador. Primero poniendo en la mesa que es posible romper la relación. Como todo maltratador para España eso es un imposible. Nunca un maltratador rompe una relación tóxica, la puede dejar en suspenso, aparcar a esa persona ÉL, ¿pero que le abandonen? Eso es inaceptable.

       Como España nunca se creyó que Catalunya podía dejarle, se dedicó a ignorar las alertas. Catalunya planteó una ruptura pactada, intentando ver si por el camino había maneras de reconstruir la relación. Pero el maltratador no puede negociar con alguien que no considera un igual. Por tanto, la vía de la ruptura pactada, civilizada, con posibilidad de rescatar la relación se volvió inviable.

     Puesta contra la espada y la pared, Catalunya reaccionó como las víctimas de un manipulador y maltratador cuando por fin deciden romper la relación y salir de la trampa. A mordiscos, revelándose, rompiendo las normas, pateando el tablero de juego. La reacción le sorprendió a España. Como si esta reacción no estuviera bien anclada en la no salida a una situación inviable creada por la propia España, esta hizo la inversión, se comportó como víctima. “Mirad como me trata Catalunya, está pateando la Constitución, las leyes, el orden y lo que es aceptable”. Como a un maltratador que el maltratado un día se gira y le grita a la cara delante de todo el mundo lo que ha vivido, este se presentó como el agredido. El mecanismo de proyección psicológica en versión institucional. Golpes de estado. Atentado a la democracia. Ignorando que todo es una reacción para poder salir y escapa

      Catalunya le ha puesto un espejo a España. Y lo peor que se puede hacer a un maltratador narcisista es ponerle un espejo delante que le confronte con su realidad. Eso es lo que ocurrió ayer. Y ahora España está ante el espejo.

       Como lo estuvo cuando los cubanos y filipinos le declararon la guerra. Cuando España perdió Cuba y Filipinas la ruptura emocional duró toda una generación. Y en este caso la herida va a ser más profunda. Catalunya ha luchado por la relación y es aún una mejor fuente de suministro. Y al igual que en el 98, España, cuando pierda a Catalunya, se bunkerizará emocionalmente. Y no aprenderá



viernes, 11 de agosto de 2017

La Constituyente enfrió la calle. ¿Qué va a pasar con quienes la calentaron?

Por Beniezu
Este magnífico artículo de Eder Peña publicado en http://misionverdad.com/
describe con claridad los hechos terroristas vandálicos ejecutados por la derecha opositora de venezolana que se transformo en una criminal banda de extrema derecha siguiendo las órdenes de sus amos en Washington. Y se pregunta  ¿qué es lo que va a pasar con quienes calentaron e instigaron la calle para llenarla de destrucción y muerte  con la absurda disculpa de combatir a una dictadura inexistente? Una extraña “dictadura” que nunca prohibió las manifestaciones, que nunca cerro ni periódicos ni TVE, ni radios, ni partidos políticos. Una “dictadura “que gano todas las elecciones habidas y por haber… La oposición al Chavismo ,toda ella, posicionados, unos más o menos radicalizados que otros , llamando descaradamente  a la sedición ,al terrorismo y a los crímenes mas abyectos , como quemar vivas a personas opositoras, y al vandalismo y a la destrucción del orden establecido legalmente. Si esto que  ocurrió en Venezuela ejecutado por la oposición chavista no es TERRORISMO salvaje…. “apaga y vámonos”. La actitud de la mediática occidental, tergiversando, ocultando e inventando hechos que nada en absoluto tienen que ver con  la realidad de lo ocurrido es de antología en el mundo de la desinformación mediática. Todo es válido para tumbar y destruir la Revolución bolivariana,  todo ha sido una mentira continuada, según los dictados del poder hegemónico de Washington. Que controla a todos sus lacayos occidentales desde su bunker en Washington.  Y tras la calma y el terrorismo controlado, el Estado, cualquier estado de derecho, va tener la obligación de hacer justicia con todos aquellos ejecutores e instigadores. Justicia, que con toda probabilidad, la canalla mediática, va calentar motores tergiversando y mintiendo de nuevo los hechos pues  nada mejor  se puede esperar de los poderes mediáticos occidentales (1)  cuya existencia fundamental es la de expandir mentiras creando módulos de opinión favorable al imperialismo imperante
(1) https://beniezuma.blogspot.com.br/2017/02/las-imperceptibles-carceles-ideologicas.html
                      ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

La Constituyente enfrió la calle. ¿Qué va a pasar con quienes la calentaron?
 Por Eder Peña

       Decir "se enfrió la calle" es echar el cuento incompleto. La contundente votación, inobjetable y simbólica para estos tiempos, ha enfriado a la MUD y su pretensión primaria: la guerra civil aliñada con intervención imperial para "pacificar".

       Ya el chavismo de a pie discute qué pasará con los responsables políticos de la violencia, acá no se trata sólo de capturar a quienes dispararon desde edificios o instalaron barricadas asesinas que produjeron muertes a peatones, conductores y pasajeros, tampoco se trata nada más de llevar a juicio a un enajenado que haya prendido fuego a otro ciudadano por ser chavista.

      Se trata de llegar al origen de la violencia que produjo esas muertes, un funcionario de seguridad, un guarimbero o un francotirador involucrados en delitos durante la escalada violenta reciente coinciden en el hecho de que fueron puestos allí por el llamado de ciertos y determinados actores que renunciaron a hacer política, tipos para quienes la calle es sinónimo de violencia y odio. Tipos amparados por una funcionaria que omitió sus crímenes mientras se le rompía el hilo que unía sensatez y cordura.
        También la calle se convirtió en un espacio de resistencia para este pueblo que no convalidó el saqueo y la destrucción teledirigida y financiada sino que los rechazó, a este pueblo al que los oligopolios y mafias distribuidoras han pretendido poner de rodillas con la excusa de un dólar fumao que es más reactivo al fracaso antichavista que a la dinámica financiera. Es la calle de donde no volvimos desde aquel febrero del 89 y donde nos quedamos para proponer y actuar.
                                                  Del terror al circo
       Los responsables de que la calle se convirtiera en violencia y odio de pronto transmutaron en demócratas. Ayer mismo Freddy Guevara salió desafiante a decir que inscribirse en las elecciones regionales es un "movimiento táctico", mientras su gente, alimentada de ira y maldiciones, escupe contra ellos porque el final de tierra arrasada ha sido postergado.
    ¿Ahora pasarán de ser terroristas a candidatos sin que haya justicia? ¿Es que aguantamos el chaparrón de quemas, trancones, encierros y sustos para ver las caras de Borges o Ramos Allup sonrientes levantando la mano ensangrentada de sus candidatos? ¿En qué quedará la tristeza y rabia de a quienes quemaron autobuses o casas? ¿A quién se cobra la responsabilidad del daño patrimonial y hasta ecológico? ¿Con las elecciones se acaba todo y tienen un salvoconducto para, si son derrotados, reactivar su agenda?
    Dando pasos certeros en responsabilizar a quienes promovieron (por omisión o financiación) hechos violentos, el Tribunal Supremo de Justicia ha destituido y dado orden de captura a alcaldes opositores como Carlos García (Libertador, Mérida), Ramón Muchacho (Chacao, Miranda), David Smolansky (El Hatillo, Miranda), Alfredo Ramos (Iribarren, Lara) y Gustavo Marcano (Lecherías, Anzoátegui), por violar una sentencia del máximo tribunal que obligaba a impedir barricadas, el consumo de drogas en manifestaciones y uso de niños, para garantizar la protección de la ciudadanía.

 ¿Para cuándo la justicia recaerá sobre los responsables de la violencia en Venezuela?
Los trancazos que gente como Guevara o Smolansky convocaron, dieron pie para que muchos enfermos dejaran de asistir a centros de salud, lo que con la falta de medicamentos orquestada por el sector farmacéutico que les hacen la segunda, indujo un incalculable crimen de lesa humanidad.
    Las agresiones contra todo aquel que oliera a chavismo, mas las redes sociales de terror y amenaza, dejaron un pasivo psicológico en la ciudadanía que fue por semanas secuestrada por un estado de sitio decretado con tuits, memes y armamento.
    Habrá que ver el saldo que tendrá en el tiempo la campaña de odio que desató un tipo como Capriles contra el Estado, ahora, después de insultar al CNE por todos los costados levantará la mano de su sucesor en la estafa que convalidan sus votantes en Miranda.
    Ellos siguen en su plan, la reacción virulenta de la página Dólar Today y la declaración de Andrés Velásquez sobre que la "sola instalación (de la ANC) derrumbó la economía" es sinónimo de cinismo y más violencia, de la simbólica, que es la más fuerte. Ese también se inscribirá "aunque siempre ha desconfiado del CNE". ¿Se determinarán responsabilidades por las muertes que estimuló en Guayana como procónsul de la guarimbas del terror? 
    ¿Pizarro por la presunta entrega de explosivos mortales a menores de edad a quienes, además, pagaba para desestabilizar? ¿Requesens por alebrestar jóvenes (y luego querer controlar) para que atacaran a una base militar como La Carlota? ¿A cuántos políticos de la MUD se llevará a juicio por el terror paraco generado en Táchira y Mérida?
                                    La no política y el voto mansito
    Desde hace cuatro años hemos asistido al triste espectáculo de una oligarquía destruyendo nuestros sueldos y ahorros mientras sus políticos culpan al Gobierno que hace esfuerzos para proteger nuestro poder adquisitivo. El pueblo de a pie sufre un feroz cerco financiero internacional orquestado por el Departamento del Tesoro de EEUU, la AN de mayoría antichavista y las calificadoras de riesgo buscan impedir que el país pueda acceder al financiamiento necesario para resolver sus dificultades económicas, nos quieren llevar a juro al desvalijamiento neoliberal.
      ¿No es suficiente el cinismo de estimular la guerra contra el pueblo mediante la omisión de la especulación y el acaparamiento? ¿También hay que presenciar cómo traicionan a la patria mientras llaman al voto protesta, voto castigo o como le digan? ¿Cuántos depósitos con medicamentos o alimentos acaparados han incautado los gobernadores de la MUD? ¿A cuántos negocios han sancionado por especular? ¿Por qué para un alcalde antichavista (aspirante a gobernador) el derecho a la protesta prevalece sobre el derecho al libre tránsito o a la propiedad?
        Tipos como Guevara, Capriles o Velásquez, Requesens, Pizarro, entre otros, utilizaron el poder e inmunidad que les dieron sus electores para convocar y financiar la protesta violenta y destructiva, generándole una enorme daño a la población toda. Ya constituyentistas como Diosdado Cabello y el presidente Nicolás Maduro han comentado que desde la Comisión de la Verdad de la ANC se dictaminarán las responsabilidades para reparar a las víctimas de la violencia antichavista. El crimen no paga.



jueves, 10 de agosto de 2017

EL PRELUDIO DE PODEMOS Y SU DERIBA HACIA UNA IZQUIERDA DE FALSA VANDERA

             

            Aquellos  15 “Mayeros” fueron el preludio de lo que ahora es PODEMOS
              
           La gente de la movida 15M decía que quería reformar este  Sistema corrupto, o quizás destruirlo, o  cambiarlo  por algo nuevo y “mejor” no sé, parece que  les daba igual. Para algunos esto era un detalle sin importancia. Y claro nunca se podrá  cambiar nada si previamente no sabemos cuales es la  naturaleza  que pretendemos  cambiar, ni tampoco sabemos  cómo deberá ser el Sistema  que  iría a sustituirlo, pues  es pura lógica  que  supone  perder  tiempo y energías  haciendo  algo que no tenemos ninguna  certeza de cómo debe ser ,a quien debe favorecer  y  cual debe ser su finalidad fundamental,  y mucho menos cuando lo que se persigue es construir  un  nuevo e idílico Sistema político soñado.

         Aquella movida, más bien parecía una farra de amigos que se reunían para desahogarse de sus frustraciones  y carencias personales. Y curiosamente en aquellas  fallidas asambleas callejeras cuando surgía alguien con formación política y con  mente clara ,  proponiendo hechos  concretos y efectivos  eran silenciados por unos misteriosos “guardianes del orden” que no eran por supuesto nada espontáneos, y se dedicaban a espantar a aquellos oradores que si tenían propuestas políticas concretas y concisas. Era clarísimo  que el plan de los promotores del 1 5M era  expandir  módulos de opinión “ apolíticos”, una corriente amorfa de sentir  la indignación  social para encauzarla contra  un  indefinido  “sujeto político” como el enemigo propiciatorio al que combatir, al que llamarían  “casta” , como el causante de todos los males  .

         Y tampoco  era concretado quien sería el sujeto político al que habría que enfrentarse, quienes compondrían esa  etérea “Casta “. Se hablaba y mucho de la “gente” y de  “ciudadanos” como el sujeto político a actuar contra la “Casta” . Un “ciudadanía ” que incluiría al conjunto de la población, a la que considerarían como único sujeto electoral pasando por alto que esta ciudadanía está constituida por dos clases sociales   no solo diferenciadas sino antagónicas en intereses político-económicos , trabajadores  y burguesía-capitalista .  En aquellas asambleas  se re crearon  escenarios políticos totalmente irreales interesados.  Escenarios de confrontación  político  donde la lucha no estaría basada en la praxis política entre clases sociales , una dominante y otra dominada, sino  contra un enemigo imaginario al que llamarían “casta” dejando en la sombra los auténticos  enemigos  y sus contrincantes  en una presunta “confrontación” electoral entre una “casta” y unos ciudadanos, se olvidaron de la clase trabajadora , es el autentico sujeto político que carga y paga todas las culpas y deudas en aquellas   situaciónes política donde es la burguesía la beneficiada.
   
 PODEMOS nuevas formas y vestimentas para vendernos las mismas falacias antiguas 

         Estaba visto que aquel  Movimiento no había surgido espontáneamente  y estaba  todo muy calculado y definido para encauzar una real  indignación de las masas hacia un indefinido y  etéreo enemigo. No solo para desviar su energías  potencialmente revolucionarias   también  para aprovechándose  de ellas  creando un partido político de falsa bandera como sustituto de un PSOE en derrumbe para representar el papel teatral de izquierda. Que duda cave que el Regimen y sus poderes facticos, comandado por el PP ,pretenden , apoyado en la figura de  Podemos ,  revitalizar la farsa del bipartidismo para  perpetuarse en el poder .

        En aquellos movimientos el 15M  se vio claramente que todo fue un montaje manipulador perfectamente controlado con la finalidad de crear matrices de opinión “apolítica” y “apartidista” que, tal y como posteriormente hemos podido comprobar, se trataba de crear las condiciones y el terreno propicio para un posterior proyecto político que se decantaría en  la imagen de lo que hoy conocemos como PODEMOS y su supremo líder  Pablo Iglesias. Con aquel Movimiento nunca se trato de dar soluciones a las carencias y atropellos del Estado neo franquista español, se pretendía , sencillamente,  cambiar algo, dar la impresión de un gran cambio político, para que todo siguiese igual, es decir darle continuidad al Regimen neo franquista imperante.  
  
       Aquella movida del 15M ,qué duda cabe que fue una especie de “ farra entre amigos” totalmente  planificada , financiada y controlada por personajes en la sombra que nada tienen que ver con la democracia la justicia y la verdad sino más bien todo lo contrario. Su misión fue la de crean matrices de opinión y líderes populistas para su promoción y actualización posterior. Y así crearon lo que hoy conocemos como PODEMOS,  una formación  donde la ambigüedad política y un exacerbado populismo (carencia de un proyecto político efectivo y transformador ) parece  ser su máxima seña de identidad.  Y en el terreno político que nos movemos  en un Régimen extremadamente prepotente  y corrompido, ir repartiendo ambigüedades políticas como solución  sin posicionarse claramente contra el propio Sistema y el Régimen que lo sustenta, con tímidas reformas, mal andaremos. Es absolutamente  necesario señalar la necesaria alternativa rupturista  o solo conseguiremos  más de lo mismo, mas neo franquismo .

         Los de PODEMOS no saben si son de derecha o de izquierda,  incluso alguno de sus líderes nos dice que no son  ni de uno ni del otro extremo. No saben  si son Monárquicos, neo franquistas o republicanos, si defienden a los trabajadores o  a las oligarquías.  La ambigüedad calculada, suele ser propia del márquetin publicitario comercial para vender un producto  que pretende  dejar contento a todo el mundo.  En la política burguesa, donde  lo importante es sacar votos , dar una imagen de que el partido que se publicita esta  con todos y para todos. Esta actitud suele ser  la marca de identidad del POPULISMO puro y duro.  Y de eso sabe mucho el filántropo millonario Soros  que es uno de los patrocinadores del movimiento PODEMOS  (1) Este personaje se dedica a patrocinar movimientos y “revoluciones de colores “no precisamente  de izquierda sino de falsa bandera , camuflados de izquierda pues su finalidad suele ser vestirse  con contenidos progresistas para  acabar con aquellas energías potencialmente revolucionarias y desviarlas hacia otras más favorables al Sistema, sobre todo hacia ambiguos populismos .

          Y qué duda cabe que  en el seno de un Estado controlado por la burguesía, hacer política populista vestida de un irrealizable proyecto  para favorecer a “ TODOS LOS CIUDADANOS” se refiere hacer política  para beneficiar a los detentadores del capital dejando para la clase trabajadora , las migajas . Esto, nunca lo dirán, claro,  lo que pregonaran es eso de que todos somos “CIUDADANOS”, término este que implica negar la realidad de las clases sociales   y de su naturaleza de clases  no solo diferenciadas sino que son ANTAGONICAS EN INTERESES POLITICOS , pues los intereses que benefician a  empresarios y banqueros, a la burguesía en general,   son los que hacen que la clase trabajadora sufra las consecuencias de la explotación ,el paro ,los desahucios , las desigualdad , las privaciones etc.etc. Y pregonar el CIUDADANISMO como sujeto político, implica  además de burlarse de la realidad , significa apoyar las miserias y carencias del mundo del   trabajo. PODEMOS  cuando presenta un candidato político y nos dice que va defender a los CIUDADANOS,  como el sujeto político al que dice  representar ,que no nos quepa la menor duda que  este político  NUNCA , va representar  a los  intereses de  los maltratados y desahuciados trabajadores.

           Este concepto de CIUDADANOS  implica decirnos, no directamente claro, que no existen clases sociales , que todos somos sujetos de los  mismos intereses políticos y económicos, y así PODEMOS nos transmite con perversión de que no exististe  las clases sociales,  “es una idea atrasada” nos dice con un grosero  desparpajo,  de que todos los “ciudadanos” políticamente somos iguales con  los mismos intereses. Y así los trabajadores votantes de Podemos,  engañados por su demagogia populista, le  votan creyendo que estos van a  defender al conjunto  de la “ciudadanía”, que como es obvio todo es una grosera falacia para engañar al trabajador y contentar a las oligarcas del capital  pues los políticos elegidos servirán a los detentadores del capital con aquellas leyes que  agudicen  mas y mas su naturaleza de explotados, desahuciados y maltratados por el Sistema. Difícil tarea esa de contentar a dios y al diablo al mismo tiempo, tan difícil como que es imposible.





domingo, 30 de julio de 2017

¿Quién teme a la Constituyente venezolana?

Prologo del editor de este Blog 

  Por Beniezu

        Las garras del Imperio llevan muchas décadas rasgando el territorio venezolano, intentando siempre apoderarse  de sus grandes  tesoros, el más codiciado su petróleo. Pero Venezuela  tiene   también  un gran tesoro, este en forma de enormes energías humanas  chavistas y que con este proceso constituyente  se va fortalecer en aquellas tan necesarias armas de la organización concienciación y determinación de crecer y organizarse como pueblo libre justo y soberano. Es por esta causa que el imperialismo codicioso, junto a sus vasallos están atacando con tanta saña a  la Revolución bolivariana venezolana. ¿ Y con qué amas ¿ Con la mentira mediática , el terrorismo, la corrupción el engaño y la inyección de  grandes capitales  como “argumento convincentes  para comprar voluntades  para derrotar  a un pueblo  con el fin de robarle sus tesoros peroleros. Esto que parece tan simple es así de claro y conciso. Pero  claro la mediática canalla y los políticos corruptos y serviles al poder del Imperio  nos contaran que lo que ocurre en Venezuela es la lucha del pueblo contra un “dictador” elegido democraticamente. Una mentira, que aunque no tenga  el menor  fundamento se basa en la manipulación mediatica. Una mentira si se repite una y mil veces acaba convenciendo a aquellas mentes  que previamente  ya están siendo  preparadas para  un   papanatismo  compulsivo.  (1)
      Triste pero es una cruda realidad  en estos tiempos donde las técnicas de las “Guerras de IV Generación” están haciendo estragos entre una  población la mayoria de las veces desarmada de formación política.

           (1)  https://beniezuma.blogspot.com.br/2017/07/el-papanatismo-politico-como-modus.html

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº


¿Quién teme a la Constituyente venezolana?

         Por Ángeles Diez

               Mariano Rajoy teme a la Constituyente venezolana. Felipe González y Jose María Aznar, Albert Rivera y Pedro Sánchez, hasta el calculador Pablo Iglesias teme a la Constituyente. La oposición golpista venezolana y Donald Trump temen a la constituyente. Los empresarios venezolanos que especulan con la comida del pueblo, las hordas de jóvenes desclasados y bien pertrechados que queman a chavistas, los intelectuales orgánicos, los que callan, los que otorgan, los paraperiodistas que no paran de disparar a las audiencias europeas. Todos sienten que se les acaba el tiempo para torcer el brazo a la revolución bolivariana.

Hay muchos y distintos tipos de miedos que atraviesan el ámbito de la política. El miedo a un proceso constituyente es parecido al miedo que históricamente ha aterrorizado a las oligarquías cuando avizoran una posibilidad revolucionaria por pequeña que esta sea. A veces, es un miedo irracional pues hay pueblos sumisos y doblados por el talón de hierro capitalista que no guardan rescoldo alguno de rebelión. Pero eso no importa ni al orondo y clásico burgués, ni al joven tiburón especulador. Si hay una remota posibilidad de que ese pueblo despierte ahí estarán, la amenaza terrorista, las leyes mordaza, el caos tercermundista y la crisis económica que todo lo explica. El miedo de las élites europeas a los procesos constituyentes tiene mucho de terapia preventiva, es un “por si acaso mejor prevenir que curar”.
El miedo del imperialismo estadounidense es otro tipo de miedo. Es el histórico miedo del esclavista a que los esclavos dejen de cultivar la tierra y se liberen, es el miedo del colono a un ataque de los indios sobrevivientes. Es el miedo a que los asesinados, los desaparecidos, los torturados y los saqueados latinoamericanos reclamen justicia. A que el retrato del imperialista salga a la luz y se vea nítidamente y sin máscara su democracia realmente existente. Donal Trump y antes Barak Obama temen que América Latina deje de ser un patio trasero donde hacer ricos negocios que oxigenen la economía estadounidense.


El miedo español es un miedo neofranquista y tiene su origen en una Constitución sin Asamblea Constituyente. La historia de nuestra Constitución es la historia de un apaño, de una componenda entre las élites franquistas y las nuevas élites socialistas y nacionalistas, ambas conectadas por finos hilos geoestratégicos a los intereses estadounidenses.
No hubo pueblo español, ni vasco, ni catalán, ni siquiera franquista que participara en la elaboración de la Constitución española de 1978. Las elecciones del 15 de abril de 1977 no fueron para elegir a una cámara constituyente que elaborara ninguna constitución. Fue la Ley de Reforma Política (15 diciembre de 1976), aprobada por las Cortes Franquistas la que sentaba las bases para elegir a unos parlamentarios que a su vez designaran una Comisión de Asuntos Constitucionales compuesta por sólo 7 miembros repartidos entre comisionados de probado curriculum franquista como el ministro de Información y turismo Manuel Fraga Iribarne o Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, letrado del Consejo de Estado y Secretario General técnico del ministerio de Justicia; y comisionados vinculados al emergente y ambicioso PSOE como el abogado Gregorio Peces-Barba o Jordi Solé Turá. Después, sólo después de que la lápida del consenso enterrara la esperanza de recuperar la democracia republicana se hizo un referéndum legitimador.
Para la reforma constitucional del 2011 tampoco hubo necesidad de preguntar al pueblo, y eso que el artículo a reformar, el 135, era nada menos que aquel que obliga a cualquier gobierno, sea del signo que sea, a priorizar el pago de la deuda antes que cualquier otro gasto del Estado, primero la bolsa y luego la vida. Quince días para maniatar al próximo gobierno y ni siquiera un referéndum de ratificación ¿Por qué había de opinar el pueblo si ya opinan sus representantes? ¿Por qué preguntar si las respuestas venían dadas desde la troika europea?
¿A qué se debe que las Constituciones den tanto miedo y los procesos constituyentes mucho más?
La Constitución es la regla básica que fundamenta y ampara el sistema jurídico de un país así como el funcionamiento de las instituciones y poderes de un Estado. Se suele decir que es la ley de leyes. Las constituciones establecen los marcos jurídicos pero a su vez éstos implican una redefinición del Estado y de la fuente de la soberanía. Cuando son el resultado de procesos constituyentes suponen la incorporación de los ciudadanos a la discusión, elaboración y ratificación de la constitución, caso que se dio en Venezuela en 1999; estamos hablando de procesos en los que hay una ratificación popular del contrato social en la que los ciudadanos establecen y aprueban los instrumentos concretos para el ejercicio del poder del Estado y sus instituciones. Es algo así como si los ciudadanos participaran en la elaboración de los instrumentos que puede utilizar el Estado para gobernar y al mismo tiempo dijeran qué herramientas no pueden ser utilizadas.
Las constituciones otorgan poder al Estado pero también limitan el ejercicio de ese poder.
Las clases populares, siendo la fuente de poder en el proceso Venezolano, se convirtieron también en 1999 en fuente de derecho pues no se limitaron solo a votar una constitución previamente elaborada por juristas o comisionados no electos, sino que participaron activamente en la elección de los encargados de elaborar el articulado de la Constitución y también en discutir y debatir sobre las propuestas que éstos realizaban.
Cada Constitución, dice el constitucionalista Roberto Gargarella, trata de responder a uno o varios problemas, o lo que es igual, trata de remediar algún mal; nos dice: “las Constituciones nacen habitualmente en momentos de crisis, con el objeto de resolver algún drama político-social fundamental”1
                                             Ya estamos en la "Guerra de IV Generación"

La Constitución de 1999 en Venezuela vino a resolver tres problemas básicos: la incorporación de los sectores populares a las tareas de gobierno, es decir, convertir a estos sectores en sujetos políticos protagónicos, en segundo lugar, recuperar la soberanía sobre los recursos naturales (especialmente el petróleo), y en tercer lugar, resolver el drama de la desigualdad social.
La movilización social, el cambio de correlación de fuerzas y la acumulación de poder social fueron el punto de partida de las nuevas Constituciones latinoamericanas tanto en Venezuela como en Ecuador o en Bolivia; y también la crisis del modelo de acumulación capitalista en estos paises.
Pero esa recuperación de la soberanía popular que significó la Constitución de 1999 sólo podía estabilizarse con la mejora de las condiciones de vida al tiempo que se desarrollaba una cultura política de participación real y efectiva. Ambos procesos, mejora económica y participación política, son los que han dado y dan legitimidad al gobierno bolivariano. Son las bases del poder popular que derrocó al golpe contra el gobierno bolivariano en el 2002.
Dieciocho años después de esa Constitución, ha habido 24 procesos electorales, se ha avanzado en casi todos los indicadores sociales (educación, desarrollo, vivienda, salud…), como demuestran los datos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) de Naciones Unidas. Pero el contexto nacional e internacional han cambiado. A pesar del avance en cultura democrática y participación –o precisamente por ello-, el gobierno de Nicolás Maduro perdió la mayoría de la Asamblea Nacional que ahora se encuentra en manos de la llamada “oposición venezolana” –un conglomerado de más de 20 partidos unidos sólo por el odio al gobierno bolivariano2, una Asamblea que además sesiona en desacato. La llamada oposición y las oligarquías empresariales han emprendido una hoja de ruta que, como en la Chile de Allende, trata de reventar la economía (inflación inducida, embargo comercial encubierto, bloqueo financiero internacional), someter por hambre a las clases populares (boicot en el suministro de bienes de primera necesidad, desabastecimiento programado), bloquear las instituciones, tomar las calles con la violencia extrema, crear un gobierno paralelo y finalmente, si no se derroca al gobierno bolivariano ni se quiebra al ejército bolivariano, habrá creado las mejores condiciones para una intervención humanitariamente armada.
Tal vez no a través de la IV Flota estadounidense próxima a las costas venezolanas, pero como declaró hace apenas unos días Michael Richard Pompeo, director de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA), se trabaja con los gobiernos de Colombia y México para evaluar las maniobras necesarias para lograr un cambio de gobierno en Venezuela3.
Internacionalmente la región latinoamericana ha sufrido un retroceso provocado por la derrota del gobierno progresista de Cristina Kirstchner, los golpes parlamentarios en Brasil (2016) y Paraguay (2012), precedidos por los Golpes de Estado de Haití (2004) y Honduras (2009). La integración regional se ha ralentizado por los Estados más afines a Estados Unidos, como Colombia o México. La OEA (Organización de Estados Americanos) vuelve a ser esa organización internacional instrumentalizada por el imperio contra los gobiernos latinoamericanos díscolos.
También a escala global el imperio estadounidense y sus aliados tienen sobre sus cabezas la espada de Damocles de una crisis económica que sólo resuelven aumentando la presión y la desposesión de sus poblaciones (saqueo de lo público, austeridad, recortes, precarización…). Llevar la guerra a cualquier parte del mundo donde haya algo que saquear, recuperar cuotas de influencia frente a Rusia o China y disciplinar a sus propias poblaciones, se hace urgente y necesario. Así, apoyar a las llamadas oposiciones, moderadas, armadas o de colores es la única política internacional realista para las necesidades imperiales.
Ante este nuevo contexto nacional e internacional, el Poder electoral venezolano, a propuesta del Presidente (de acuerdo con el artículo 348 de la Constitución) ha convocado elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente el 30 de julio. No hay constitución que aguante tamaña embestida.
Cada venezolano podrá votar una vez territorialmente y una vez por el sector y subsector que le corresponda. Los comisionados electos tendrán que reformar la Constitución de 1999 para tratar de resolver esta vez los siguientes graves y nuevos problemas que se resumen en 9 temas propuestos para la reforma: 1) Constitucionalizar las Misiones (salud, vivienda, educación…) creando un sistema público que garantice por ley los avances sociales, 2) dotar de instrumentos más eficaces para defender la soberanía nacional y el rechazo al intervencionismo, 3) constitucionalizar las comunas y consejos comunales para hacer de la participación un requisito democrático, 4) crear instrumentos jurídicos y penitenciarios para luchar contra la impunidad, el terrorismo y el narcotráfico, 5) caminar hacia un sistema económico menos dependiente del petróleo, 6) luchar contra el cambio climático y el calentamiento global, 7) favorecer los procesos de paz, reafirmar la justicia y aislamiento de los violentos, 8) Desarrollar los derechos y deberes sociales, 9) una nueva espiritualidad cultural y venezolanidad, garantizar el carácter pluricultural y la identidad cultural.
El miedo a la constituyente venezolana se ha convertido en pánico en las pantallas.
 Los paraperiodistas dan diariamente el parte de guerra: 80, 90, 100 muertos, 20,30, 40 heridos. ¿Quiénes eran, a manos de quién, estaban en la manifestación?,-detalles irrelevantes-; huelga general, 70%, 90% de seguimiento –¿quién da esas cifras, están comprobadas? –detalle irrelevante-; nueva manifestación que es reprimida violentamente; ¿por qué es reprimida, en qué consiste la represión de la policía si solo vemos manifestantes tapados que arrojan cócteles y disparan morteros? – detalles irrelevantes. Qué extraña “dictadura” la venezolana donde los periodistas nacionales e internacionales campan a sus anchas por las calles grabando la “represión policial”. Paraperiodistas que solo beben de las fuentes de la oposición, que no desaprovechan la oportunidad de disfrazarse de reporteros de guerra, que nunca entrevistan al pueblo bolivariano, que repiten cual papagayos las consignas de la llamada “oposición”.
Todo vale en la propaganda de guerra, quien paga manda. Elparaperiodista está siempre del lado correcto, el del empresario, el del gobierno si es un medio nacional, como televisión española, y si el gobierno español se ha pronunciado declarando enemigo al gobierno venezolano, pues ellos están ahí sirviendo a la patria.
Los paraperiodistas españoles tienen un serio entrenamiento: descubrieron armas de destrucción masiva en Iraq, nos convencieron de que para quitar el burka a las afganas había que facilitar a USA la intervención, justificaron el bombardeo de la OTAN en Yugoslavia, el asesinato de Gadafi, el golpe de Estado del 2002 en Venezuela, han apoyado a la más que moderada, moderadísima oposición siria, en fin, una probada fidelidad a las Agencias de información y a las orientaciones imperiales. Lástima que según un informe de la Universidad de Oxford de 2015, de los 11 países consultados en Europa, los medios de comunicación españoles son los menos creíbles y los segundos menos creíbles de los 12 países estudiados a nivel mundial.
Sin embargo, hay quienes no temen a la Constituyente venezolana, es más, hay quienes la defienden incluso a riesgo de su vida. Es el pueblo venezolano, son las clases populares que no se han dejado engañar ni amedrentar. Es el pueblo que rinde homenaje a la memoria de su comandante que les colocó en la historia. Son los que recibieron educación, libros gratis, vivienda, salud,… No temen a la constituyente los líderes barriales, los obreros, los dirigentes, miles de venezolanos que se postulan para servir a su pueblo.
Nadie que conozca la historia reciente de Venezuela, nadie que conozca los planes imperiales, nadie que haya soñado alguna vez con que en su país le hubieran dejado participar en un proceso constituyente, puede temer a la Constituyente venezolana.
* Ángeles Diez es Doctora en CC. Políticas y Sociología, profesora de la Universidad Complutense de Madrid.
1 Gargarela R., El nuevo constitucionalismo latinoamericano: Promesas e interrogantes; CONICET/CMI
2 Composición de la Oposición Venezolana, MUD, compuesta por 19 partidos, originariamente por 31