jueves, 30 de agosto de 2012

COMO REGAR FUERA DEL TIESTO, O…

 

La “Ponencia para la Paz y la convivencia” del parlamento de Gasteiz                          

           
Con un retraso de varias semanas sobre su presentación me he animado a publicar esta visión sobre dicha ponencia. Que aunque ya estaba escrita y traspapelada en mi ordenador el no haberla publicado entonces no le quita la mas mínima frescura al análisis, porque en realidad sus conclusiones, y sobre todo la intencionalidad de sus ponentes, esta infelizmente, de rabiosa actualidad
“Ponencia para la Paz y Convivencia” creada en el seno del adulterado y no representativo Parlamento de Gasteiz el 23 de abril a propuesta de Aintzane Escenario para, así lo afirmaban, abordar el tema de “la búsqueda incesante de una paz integral y una convivencia democrática para Euskadi” y que al día 12 de julio hicieron público unas propuestas genéricas de un primer acuerdo entre sus participantes.
En estas “propuestas de principios “a las que los ponentes institucionales autonómicos dicen han llegado no se podía esperar grandes novedades dada la mayoritaria composición monocolor y sus afinidades y fidelidades al Estado español. Y así ha ido. Podemos apreciar con claridad y sin demasiada profundización, que no han debatido demasiado sobre el sangrante tema de la paz y la convivencia. Más bien se han limitado a dar forma actualizada a una serie de preconceptos impuestos por el Estado español que venimos soportando durante décadas, exactamente desde aquella nefasta “transición” a la democracia”
Preconceptos ya encallecidos por el uso y abuso de ellos y que contienen enormes cargas de falsedades de fondo y que, para mas escarnio de presuntas objetividades son los que han conformado los fundamentos del discurso oficial del este Estado Monárquico, para nada democrático.
De nada les ha servido aparentar una presunta objetividad e independencia ideológica-moral sobre el tema pues a la vista de sus conclusiones está claro no era preciso que hiciesen , ni el viaje ni el equipaje puesto que no se han movido del falso e interesado relato oficial del Estado, al que sirven con devoción no disimulada.
Y así, estos “Principios” que propone la Ponencia, ya vienen viciados de origen, contaminados por unos falsos apriorismos que van a distorsionar todas sus conclusiones que, inevitablemente, señalaran a la “otra parte”, ETA y su “entorno”, (que aunque no la mencionen ni la reconocen oficialmente, esta sibilinamente omnipresente en todos ellos) como la destinataria de todas sus conclusiones, la única victimaria y responsable que debe asumir unos presuntos “pecados”
Y de este modo, haciendo un descarado seguidismo del discurso oficial del Estado, (no olvidemos que forman parte y están a su servicio ),percibimos que el fondo de todas sus “ Humanitarias conclusiones” es que el Estado español está absolutamente libre de toda sospecha , dado su inmaculada naturaleza “democrática”, de tener algún tipo de responsabilidad en este conflicto, de que pudiese haber provocado , estimulado, condicionado, obligado, ayudado, dado pie a…etc. al surgimiento de alguna forma de resistencia o enfrentamiento armado para contestar o enfrentar a determinadas formas de imposición o negación de derechos y libertades.
Estos ponentes han ignorado en todo momento que la Constitución española solo reconoce la nación española como única y legitima en todo el Estado y que por tanto es excluyente y opresiva de los derechos nacionales y soberanistas a que tienen derecho las demás nacionalidades que existen en el Estado, y sobre todo la más sensible y concienciada de todas ellas, la Vasca.
Y así, estos ponentes, han ignorado descaradamente que el Estado español está en deuda, no solo con el Pueblo Vasco, sino con todas las nacionalidades periféricas del Estado y con sus derecho a poder autodetermiarse, Porque los derechos fundamentales de las nacionalidades, se suele aplicar a toda la colectividad nacional y no solo a la parte que más destaca en su reindivicacion. Es un principio universal, como se supone que deberían saberlo los“sagaces” ponentes. Es un derecho que está no solo negado sino que combatido  con actitud totalitaria.
Y así, estos ponentes de la “paz y la convivencia” al haber ignorado este cualitativo factor de imposición, todos sus llamados “principios” no dejan de ser meros dictados partidistas y manipuladores porque además de “olvidar” están legitimando una imposición que resulta, a todas luces, ser la madre, el origen, la causa de todas esas violencias y consecuencias derivadas que dicen querer corregir. Cuando es de lógica aplastante, cuando se quiere claro, que para corregir un mal, hay que incidir en sus causas, no en sus consecuencias Todo sus conclusiones adolecen de una absoluta falta de rigor analítico, por su parcialidad, por sus “olvidos” significativos, y sobre todo por la exclusión de la “otra parte” del conflicto, que sería imprescindible y predetermínate para que las conclusiones de las ponencias fuesen, correctas rigurosas y objetivas.
Pero, veamos los fallos de la “Ponencia”
Primer fallo; que podríamos esperar de unos ponentes que comienzan ya con mal pie pues representan solo a una parte del conflicto
Segundo fallo; No es de recibo en absoluto ignorar las causas de un conflicto si queremos analizar en profundidad su consecuencia.
Tercer fallo; Al ignorar a la otra parte solo se reconoce el dolor de una de las partes, ignorando los de la otra parte, como excluyéndoles inexplicablemente de su naturaleza humana, como verdaderos autistas políticos solo ven muerte y dolor en su lado de la trinchera.
Y si seguimos con sus delirantes y esquizofrénicas negaciones, tampoco reconocen conflicto ni beligerancia alguna en la otra parte. Que no nos extrañe que este Estado se niegue a dialogar con ETA porque previa mente necesitaría un buen tratamiento psiquiátrico o más bien, un buen tratamiento democrático. Y es indudable que  para un observador imparcial le tiene que parecer demencial esta actitud que es el colmo del desprecio a la verdad a la coherencia y a la necesaria justicia
Se han obstinado en negar que exista, lo que todo el mundo, con una mínima y objetiva imparcialidad reconocería al instante que lo que está sobre la mesa en un conflicto político de enfrentamiento de intereses. Por un lado, un Estado totalitario que niega los derechos básicos a la autodeterminación de una nación, nadie puede negar eso pues consta en la Constitución española, y en frente, reclamando sus derecho, la voluntad de una nación a decidir su destino. Y en ese conflicto, el pueblo vasco ha desarrollado amplias y variadas formas de luchas a lo largo de su historia, entre ellas la lucha armada, forma esta que no ha sido desarrollada en exclusiva por ETA, como intencionadamente algunos “nacionalistas” amnésicos pretenden hacernos creer. En nuestra historia reciente los referentes están en  la primera y segunda  Guerras Carlistas del  siglo XIX y a la  guerra contra Franco en 1936 en la II República.
La reciente y afortunada decisión del MLNV de desechar la lucha armada y las formas violentas como formas de lucha para conseguir  objetivos políticos, ha sido un certero cambio de estrategia en las formas de luchas, que amplios sectores de la sociedad vasca entorno al MLNV están llevando. La lucha que desarrolla la parte oprimida, ahora es exclusivamente democrática, Pero la imposición y el conflicto continúan, solo que ahora es solo la parte que oprime y reprime la que continúa con sus prácticas violentas y armadas.
Y este factor es bien esclarecedor para aquellos que quieren desposeer a esta organización de su carácter político, porque el discurso oficial se empecina en hacernos creer, que la de ETA no era una lucha política. Según ellos, era un “terrorismo al que derrotaron” y que no hay relación ni conexión con la lucha que desarrolla el MLNV ahora con las siglas de EH Bildu. Pero, como podremos observar cuando le interesa si liga al ETA con el MLNV, con el todo es ETA ,y cuando se trata de no reconocer su naturaleza política, simplemente los separa,
A la vista esta las enormes contradicciones que acarrea este desquiciado e irreal discurso, pero que va en consonancia con un Estado que basa sus fundamento en mentiras tales como que fue una “transición modélica” y que todo su aparato, fascista; militar, policial, judicial, mediático, funcionarial etc., del franquismo se transformo por arte de magia en democrático.
Porque ese es la clave de toda esta inútil Ponencia. Siguiendo las consignas del Estado y de su falso discurso, legitimar a este Estado como democrático. Desposeer a ETA y a sus presos políticos de su naturaleza de beligerante con el Estado por razones exclusivamente políticas. Porque si aceptarían este hecho, Tendrían que reconocer que el Estado español no es tan democrático como lo pregonan, y que habría que reconocer un conflicto, unas partes enfrentadas, y retro activar la memoria yendo hasta las causas que motivaron el surgimiento de ETA.