martes, 31 de marzo de 2015

¿ QUE ES Y PARA QUE SE CREO EL LLAMADO “ANTICOMUNISMO” ?

   Bertolt Brecht , poeta, dramaturgo, y excelente pedagogo marxista, en uno de sus escritos dice:
               “El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales” (1)

Y menciono al “analfabeto político” porque el “anticomunista” también pertenece al mismo grupo de analfabetos políticos, victimas todos ellos de su incapacidad de ver y entender con criterios propios la realidad sociopolítica que les rodea
                                                       
           



 Sin embargo en esta rotunda definición hay una importante aclaración que es necesario hacer, y es la pertenencia a una u otra clase social, que objetivamente, debería ser la que determina la ideología que le corresponde, pero no es así,  porque, no olvidemos que las ideologías o creencia de los individuos  generalmente son determinadas por la clase dominante  del establishment de  turno.


  Es decir que en la sociedad donde impera el estatus capitalista, es la burguesa la clase social dominante y es tambien la que ha generado, y genera la ideología dominante  (en constante cambio en sus formas) en base al desarrollo y la defensa de sus propios intereses políticos, económicos, religiosos etc.  Y  también y por ser la clase dominante es también la que impone su constitución, sus leyes y absolutamente todas aquellas formas modas y modales que se impondrá como dominantes y hegemónicas en la sociedad por ellos controlada.

             Y esta clase burguesa en el poder siempre se impondrá por sistema ,dominando y desentendiéndose de los intereses de la clase trabajadora, a la que atenderá solamente y en función de  su capacidad  de respuesta a sus imposiciones y atropellos. No es casual pues que el Sistema se esfuerce en neutralizar esta capacidad de respuesta con sus técnicas de alienación y despolitización para crear “analfabetos políticos,  induciéndoles a un presunto “apolíticismo” que no es otra cosa que una forma pasiva de aceptar el Status del Sistema, adormecidos en el conformismo, y en un  implícito anticomunismo

             Estas formas y actitudes forman parte de esa ideología burguesa que pretende siempre relegarle al trabajador al nivel de meros asimiladores de su producción ideológica alienante, y a su exclusiva condición de productores y consumidores de mercancías, esforzándose siempre en alejarles del conocimiento y del contacto con aquellos agentes o partidos políticos que de verdad se  interesan con la clase trabajadora en clave de su condición de clase social y de su liberación

              De  esta forma, un rico y poderoso burgués encajaría a la perfección en la ideología  anticomunista, no por  su coherencia sino que porque le interesa en función de sus intereses. No podría ser de otra forma puesto que su status clasista y de explotador del trabajador es la base de su enriquecimiento, pues este está basado en la apropiación del capital generado por el trabajo a cambio de dar al trabajador un ridículo salario en proporción al valor que genera. Y así es coherente que reniegue  rotundamente del comunismo.

                Y sin embargo, para  un trabajador por cuenta ajena  su ideología coherente y acorde con su condición de trabajador explotado, seria aquella ideología que le valorice y restituya la totalidad del valor de su trabajo. Y con el comunismo lo seria por partida doble, en forma de un  salario más justo y por las prestaciones sociales que recibiría en un Estado Socialista, pues habría más riqueza a distribuir una vez desaparecida la plusvalía absorbida por el capitalismo parasitario y especulador.

               Este racionamiento lógico, que ha sido distorsionado y manipulado durante siglos, aparentemente ha perdido su valor consciente en muchos trabajadores, pero no así su  vigencia y racionalidad, que surgirá cuando la consciencia de clase aflore entre las masas trabajadoras como una tromba transformadora 
              Y si desprecia esta ideología es porque  ha sido manipulado y engañado por el Sistema, estimulando sus instintos primarios del egoísmo individualista, que le ha impedido llegar al  conocimiento objetivo de su realidad, para que  ignore su condición de pertenencia a la clase trabajadora donde se halla su identidad, su fuerza, y su “Conciencia de Clase”,  y también le ha negado el conocimiento de sus auténticos intereses y posibilidades en el mundo del trabajo y  de la sociedad y en la construcción de una sociedad socialista  infinitamente  más justa y humana 

         Ha sido víctima de la ideología dominante, que machacona, insistente y omnipresente moldea su cerebro, mejor sería decir, vacía  su cerebro de  todo atisbo de cordura, criterio, y racionalidad, siendo la base de su efectividad la machacona repetitividad de tópicos tendentes, no a convencer sino que a intoxicar y provocar sentimientos de repulsa y odio  hacia el concepto emancipador del socialismo o comunismo,  al que previamente lo han deformado, satanizado y vilipendiado hasta  extremos infinitos.   
         
             No es por casualidad que Josep Goebbels el ministro de propaganda nazi, utilizo la mentira de sus estereotipos  repetida miles y miles de veces para establecer las “verdades” ideológicas que sustentarían el III Reich. Y tampoco es casualidad que su mayor enemigo siempre fue el comunismo, y concretamente la URSS materializada en la Gran Rusia, dejando aparte el  antisemitismo de Hitler como su obsesión particular y tras la derrota de este y la posterior “Guerra Fría” desatada por Occidente contra el comunismo de la URSS, la sobredimensión que se le dio a un mediatizado y exagerado “holocausto” judío, desgargante e inhumano ciertamente, pero  insignificante comparativamente con el intencionadamente ignorado holocausto ocurrido con el pueblo ruso por su  naturaleza de ser precisamente comunista ( veintidós millones de rusos sucumbieron victimas del odio nazi al comunismo lo atestiguan) con el fin de contrarrestar y minimizar  empatías hacia la causa del comunismo, que pudiesen anular las tremendas campañas mediáticas de  todo tipo, desencadenadas con la llamada “Guerra fría” que la totalidad de los estados occidentales desencadenaron  contra el comunismo internacional con la intención de mitigar  y desprestigiar su influencia.   
         Al contrario de ser “anticomunista”, ser comunista significa serlo por convicción, el resultado fruto del conocimiento, porque la filosofía marxista es como una herramienta para el conocimiento, un método de análisis científico y de ver la realidad, de analizar  cualquier faceta del devenir humano; económica ,política, religiosa etc. de forma objetiva científica y fría ,sin prejuicios ni preconceptos, ni tampoco intereses partidistas, para acércanos  al conocimiento mismo, limpio y sin florituras ni barnices ajenos .

              Al contrario de las ideologías surgidas de la  burguesa que  suelen cargarse de florituras ajenas al propio concepto que les interesa promocionar, para manipularlo adornarlo y hacerlo irreconocible, para ocultar sus intenciones, casi siempre de dominación y lucro, con mensajes subliminares, de “patriotismo  “humanitarismo” o religión.

               La filosofía marxista nos lleva  a entender la humanidad como un fin en sí misma, no como un medio para saciar intereses particulares de lucro como lo hace el capitalismo, apropiándose de la fuerza del trabajo del trabajador, tal es la explotación “del hombre por el hombre”. Desde la perspectiva del marxismo y de su materialización política, el socialismo, partiremos siempre desde una serie de conocimientos y perspectivas coherentes y racionales, cuyo epicentro siempre será la propia humanidad que  nos llevaran a la reflexión  y al  análisis y a la conclusión lógica de que la humanidad, el ser humano como colectividad , debe ser el sujeto de toda nuestra actividad, política, social económica, cultural, etc. etc.

              Entendiendo como humanidad al conjunto de los seres humanos que poblamos la Tierra.  Lógicamente entendiendo este concepto desde una perspectiva del internacionalismo solidario, sin olvidar considerar  las idiosincrasias nacionales de cada país, también consideradas como un bien humano a respetar al igual que otros valores como, el reparto de riquezas igualitario, la libertad, la democracia, la igualdad  etc. 
  
           Ser socialista o comunista para un miembro de la clase trabajadora, que es la inmensa mayoría de los humanos, es adoptar una postura racional y coherente con sus propios intereses de clase. De la misma forma que lo es para un miembro de la oligarquía burguesa ser anti comunista. Pero lo que no sería racional, sería absurdo, que un  trabajador fuese anticomunista y un burgués fuese comunista. Simplemente porque irían contra sus propios intereses.

             La burguesía tiene sentido que sea anticomunista, pues cuando se pertenece a la casta dominante, a la oligarquía, y las clases acomodadas, estas son portadoras de una  elevada conciencia de clase elitista y dominante. Llevan siglos en ese status del poder y dominio y han desarrollado durante siglos en el control político- administrativo todo un  entramado, ideológico, institucional, legal, económico, militar etc. y siempre bajo el prisma de sus intereses de clases social. Y les ha sido fácil hacerlo pues siempre han dispuesto de los   medios económicos y de poder a rebosar, cosa  que les ha conferido soberbia, seguridad y una gran conciencia de clase dominante.

            Y sin embargo no podemos decir lo mismo de  grandes masas de trabajadores y clases populares  que inconscientemente no solo renuncian de una ideología socialista que los podría emancipar y promocionar a niveles superiores de dignidad y desarrollo humano, sino que adoptan posturas activas en pro de  ideologías y poses de sus enemigos naturales, que buscan su máxima explotación y su degradación a meras maquinas productivas y consumidoras. Y Todo fruto de su falta de información y de las rastreras  mañas manipuladoras de la burguesía que vacía cerebros para crear  zombis proletarios  serviles y útiles al capital.

                    El líder negro estadunidense Malcolm X  decía sobre del Sistema y sus poder mediático  que debemos estar atentos pues “nuestros enemigos harán que odiemos a nuestros amigos y amemos a nuestros enemigos” Una gran verdad que estará siempre de actualidad con este Sistema

                        EL COMUNISMO COMO FUTURA Y UTOPICA FORMA DE GOBERNAR POR LOS TRABAJADORES

                Estamos hablamos de “comunismo”, pues este es el concepto que utiliza el Sistema para demonizar el socialismo real, y es el término que mayoritariamente es difundido por el Sistema de forma peyorativa y que también está ampliamente difundido y arraigado entre la población. Sería más correcto que hablamos de socialismo como definición cuando vamos a referirnos al sistema político emancipador que va desplazar a la clase burguesa en el poder del Estado.

           Estado que sería comandado por la clase trabajadora, por un nuevo sistema político y sus organizaciones representativas surgidas desde la base, que pondrían todo su aparato político, económico, burocrático, militar etc. a su servicio. Más o menos tal como ocurre en la actualidad pero cambiando los términos jerárquicos del poder, “dando la vuelta a la tortilla” como se dice vulgarmente. Este sería el esquema simplista de cambio evolucionario de jerarquías, no tan simple de llevarlo a cabo como nos podremos imaginar, pero esa e otra historia.

           El “comunismo” ideal, sería un modelo de sociedad comunitaria futura donde las funciones de control y coacción del Estado serian innecesarias dado el grado de desarrollo cívico e intelectual de la humanidad  y donde la propia inexistencia de clases sociales evitaría el dominio de una clase sobre la otra.

           Pero este idílico status de momento solo será una utopía a considerar en un  futuro. La cruda realidad infelizmente está plagada de aspectos negativos de dominio y explotación de una clase social de la especie humana sobre la otra que será necesario corregir no solo con la buena voluntad de hacerlo sino que infelizmente será necesario el empleo de las armas de la determinación la concienciación y de la razón, no solo dialéctica sino también de la violencia. Pues valores como la libertad y la justicia, tal y como la historia de la humanidad lo demuestran,  solo se podrán conseguir violentamente por imperativo de que quienes  niegan cerrilmente estos valores lo harán siempre con violencia. Se trataría pues, de una necesaria violencia de respuesta

              Pero antes esta la toma del poder del Estado Burgués por los trabajadores  y la creación del Estado Socialista, que pondrá todos sus resortes del poder político al servicio primordial de estas clases trabajadoras y populares mayoritaria para construir un escenario más justo, igualitario y participativo de la sociedad. De toda la sociedad, considerando a esta como una comunidad igualitaria sin clases sociales donde unos dominan a otros. Y esto no será fácil puesto que los que siempre han sido los dominadores se aferraran a sus privilegios violentamente.

       Habrá que saber diseñar, pues, la estrategia correcta y la acumulación de fuerzas aliadas y democráticas para dominar la situación  y evitar o disminuir las consecuencias violentas del inevitable choque de intereses que se habrá de dar en un futuro.

 (1)  http://akifrases.com/frase/104628