sábado, 4 de abril de 2015

QUIEN DESCONOCE A SUS ENEMIGOS, NUNCA LOS PODRA DERROTAR


(Reflexiones en torno a las  energías de la  LUCHA CLASES y de la BATALLA  DE IDEAS) I  

              Es más, en el campo de batalla de la lucha de clases, la mayoría  ni siquiera conoce que existe la dichosa lucha de clases. Y este es la gran arma de guerra que el capitalismo utiliza para derrotar a la clase trabajadora, lobotomizadas sus mentes mediante sus armas de destrucción mental (1) su poder mediático,  para vaciar sus cerebros del conocimiento y de las armas de la política. Porque en toda guerra  de partes enfrentadas los factores fundamentales que van a determinar su devenir son: las partes enfrentadas, los objetivos a conquistar o a defender, las armas a utilizar y las estrategias correspondientes a cada parte. 


Pero en nuestra  LUCHA DE CLASES en lo que concierne al Sistema capitalista, no es una guerra convencional, solo lo es en  lo fundamental, en el objetivo de controlar dominar y derrotar al enemigo,  pero de forma sorda y peculiar y sin una lucha visible, pues en principio ya ha  conseguido neutralizar a su enemigo natural, la clase trabajadora,  enemigo al que ha dominado en gran parte  sin que este lo perciba siquiera. Esta es el arma secreta del Capital que mantiene a la clase trabajadora dominada y lobotomizada de sus atributos de lucha. Pero ojo, no pensemos que ha sido derrotada, solo esta anestesiada temporalmente de sus mejores atributos guerreros, su CONCIENCIA DE CLASE que cuando despierte será un arma  temible y demoledora  

            La  burguesía dominante, el capital, a pesar de que numéricamente es una insignificancia con respeto a la clase trabajadora, su  dominio es casi absoluto, y lo es porque la inmensa mayoría de los dominados no son conscientes de ello meced a una sutil estrategia del capital para mantenerlos en la ignorancia de la existencia de la lucha de clases y de que los trabajadores forman parte  de la clase dominada y explotada.

.       Y estas  grandes masas de trabajadores y sectores  de las pequeñas y media burguesía, proletarizados y en decadencia social, están desorientados deambulando sin rumbo y sin brújula ante un panorama político-social  que los desborda. Sin embargo y curiosamente  una inmensa mayoría de lectores de prensa y televisión, (medios de los cuales se nutren del veneno que los lobotomiza ) piensan que por estas tierras gozamos de las mieles y delicias de la llamada democracia pues como son numerosos los medios de expresión e información en la cosa informativa, así como parece que se dispone de  un variopinto  abanico de partidos políticos para la concurrencia electoral, pues da la impresión de que se dan los requisitos para la llamada libertad de expresión y la concurrencia democrática. Y  es un hecho mayoritario que la ciudadanía crea que esto es así. (2)

            Cuando la  cruda realidad es que esta apreciación es una descarnada falacia fruto de la  simplicidad y de la falta de la más elemental formación política que la ciudadanía  media carpetovetónica  carga en sus espaldas y que le hace confundir el concepto de cantidad con la calidad y todo gracias al desconocimiento del concepto básico de la política y de sus  claves elementales, no porque si sino más bien como  consecuencia de la desinformación intencionada y programada por el Régimen y su control mediático.

           Evidentemente, la cantidad de medios de comunicación, todos ellos de la misma onda política legitimadora del Régimen y del sistema económico neoliberal  capitalista que los engorda, nunca van soluciona el problema de la desinformación y malformación  política de la población pues la función principal de estos medios es precisamente la de adormecer e intoxicar  mediáticamente a esta. Son, nunca mejor dicho, la voz de su amo, Así como tampoco la proliferación de partidos políticos pro Régimen, hegemónicos en el campo electoral, va soluciona absolutamente nada  dentro del propio Régimen, pues ninguno de ellos cuestiona su raíz y su función de  engordar a las elites oligarcas, solo se podrá esperar de ellos que se  cambie algo para que todo siga igual, cambiar el   envoltorio, mejorar la apariencia de un producto corrompido.

            Es de Perogrullo pensar que  el bandido y explotador capitalista jamás va  explicar a sus víctimas  como el Sistema capitalista se dedica a  chuparles  la sangre y como esto  satisface a las elites oligárquicas engordar a su costa. Nada de eso, sino todo lo contrario, el truco del capitalismo ha sido  desorientar a sus víctimas  los trabajadores hasta el extremo de  que no se consideren tales víctimas, negando las claves de  lucha de clases y de la explotación capitalista pregonando el ciudadanismo, (Todos somos ciudadanos iguales) y la presunta igualdad de oportunidades  en el mercado de trabajo y el emprendimiento. Aquí el capitalismo hace suya la premisa de que nadie  va sentir falta de lo que no conoce y mucho menos va luchar por ello.

            Si se desconoce la realidad sociológica  no se podrá  tomar conciencia, de que la sociedad está dividida en clases, (los trabajadores no se agruparan ni se organizaran entorno a su clase para enfrentarse a la clase capitalista) y quién no conoce  la realidad o las claves de la política, cuando es la parte perjudicada, no cuestionara sus crudas consecuencias, es decir su pertenencia a la clase dominada y explotada.  Pero esta dimensión del conocimiento es exclusiva de la clase trabajadora, porque la burguesía está feliz de ser la clase dominante y privilegiada ,ellos no necesitan concienciarse, son la parte que está en el poder , y se proyecta como  tal través del Estado y de sus instituciones  e instrumentos paralelos, fomentando e implementando su ideología dominante que predica la negación de las clases sociales  más bien las ignora sin incidir en su existencia, pero curiosamente  eso no impide que se imponga  como clases social dominante.

           El Sistema capitalista funciona de forma bien simple: La burguesía como clase dominante y explotadora y los trabajadores como clase domina  y explotada, dictara sus leyes  siempre  en su beneficio, controlara a los trabajadores sometiéndoles a su control  etc. Mientras las contradicciones interclasistas no son demasiado extremas (por ejemplo en aquellos coyunturales estados del bienestar controlados ) cuando los trabajadores disfrutaban de una relativo confort se puede decir que estaban plenamente adaptados al Sistema, desconociendo la realidad de  la lucha de clases sin  cuestionar  la naturaleza del Sistema  para nada , les parecería  una maravilla de sociedad , en equilibrio y armonía , y el problema  de las desigualdades  sociales, en aquella época minimizadas,   se resumía a una ecuación bien simple, que los más emprendedores e inteligentes solían triunfar en la concurrencia del mercado del trabajo y así los “triunfadores”  se convierten en las elites dirigentes y los “fracasados “en la mayoría de los considerados “perdedores” que engrosaran las filas de los asalariados, pero estos al tener sus necesidades básicas cubiertas, pues estaba todo bien armonizado.  Esto repetido sibilinamente millones de veces se incrusta en los cerebros como una realidad inexorable, como instituida por la naturaleza.

          Las políticas globales del neoliberalismo  en evolución y degeneración nos han arrastrado a su peor  etapa de desarrollo histórico y se acabó  aquel “estado de bienestar”  y ya estamos de lleno en una  y sangrante etapa histórica   que el Sistema  no solo lo va tener difícil de remontar  sino que se le está escapando de las manos. Las desigualdades y sus consecuencias son cada vez más dramáticas para los trabajadores  que deambulan como zombis entre la miseria  el desconcierto y la indignación,  fruto de  décadas de  vaciados de cerebros controlados  que hace que incluso muchos trabajadores  se sientan culpables de ser  víctimas de la crisis por no haber sabido “triunfar”

            Y de este modo  la burguesía, la clase dirigente, resume el concepto de la POLITICA, que globalmente debería ser el arte de gobernar y regular la sociedad en su conjunto en base a la equidad social  y la armonía entre diferentes, presuntamente para mejorar  sus relaciones sociales ,  a una simplificada  actitud del  poder del más fuerte valorando e implantando sus propias leyes para asentar la prepotencia de las elites (los “triunfadores”) y despreciando  y castigando a los más castigados por la crisis , ( los “fracasados”) la clase trabajadora.

            Esta exposición  nos lleva a la cruda conclusión que el escenario de la información así como el de la representación política  en el Estado, íntimamente ligados y complementados, es desolador, porque no podemos olvidar que la transformación de una sociedad corrompida a otra más justa, requiere de herramientas y métodos específicos y de un escenario propicio para  la labor. Escenario, herramienta y método es precisamente lo que está faltando y es apremiante y de vital importancia  que la parte social más concienciada del problema de la incomunicación y desorientación ciudadana, trabajadora sobre todo, tome cartas en el asunto.

            Tenemos una inmensa masa de ciudadanos convencidos de que este Régimen está controlado y corrompido por una casta de politicastros incorregibles, muchísimos de ellos resentidos por las dentelladas en sus propias carnes. La  conciencia de la negatividad de  este Régimen por parte de la ciudadanía va en aumento sobre todo en esta última década. Pero una cosa es sentir en nuestras carnes el dolor causado por las dentelladas del Sistema y otra cosa es identificar la causa de este mal y su remedio. Porque saber que ese mal lo han provocado los “políticos” en general es como decir que a uno le han robado los “ladrones”. Y quedarse sin identificar al ladrón por su nombre. Porque  el concepto “político “es tan amplio y ambiguo que abarca incluso el terreno de la causa y del remedio.  Ciertamente las causas de las desgracias y penalidades que sufren la clase social  trabajadora son políticas y también la corrección de esta injusticia será también política. Así pues, son políticos la causa y el remedio, luego es una incongruencia indicar a la “política “y a los políticos como causa de los males.

             El concepto  de política, siempre es manipulado por el Régimen, que siempre pretenderá ningunearlo tergiversarlo  o satanizarlo pues sabe que desde este concepto siempre se darán las claves de  la causa y el remedio de todos los males de la sociedad.  Donde existe el mal  existe el remedio, se trata de descubrir los pormenores del error para dar con el remedio y la política es la herramienta que va corregir el mal social de las injustas desigualdades los atropellos de una minoría a las mayorías y sus degarrantes consecuencias sociales  que incluso se tornan mortales con cada vez más frecuencia.
          Desde la herramienta del relato político podemos explicar  a los  excluidos a los  maltratados por el sistema  a las víctimas de la sociedad capitalista generadora de desigualdades extremas y mortíferas, que existen otros escenarios  político –económico-sociales mucho más justos   y humanos  que el actual y que  es accesible y necesario para salir del pozo sin fondo a la que la sociedad capitalista nos arrastra.

            Y que el requisito para que sea  viable  no es otro que su conocimiento y   la determinación de alcanzarlo por medio de la movilización y la acción  política. Pero previo e indispensable es disponer de las herramientas de comunicación y transmisión de las ideas para explicarlo a las masas, para que armadas del conocimiento (que es lo que más teme el Sistema) este generara conciencia y esta impulsara las organizaciones, la  necesidad de crear una poderosa masa revolucionaria y transformadora. Toda esta energía encauzada contra la no tan poderosa maquinaria capitalista, hará que se derrumbe. Porque el presunto poder del enemigo siempre será relativo al poderío propio 
            Pero si no se dispone de las herramientas de comunicación para explicar y expandir la las ideas transformadoras, nada cambiara  No solo eso sino que los aparatos de información, más bien aparatos de deformación,  del Régimen, todos ellos seguirán  al unísono tocan la partitura musical para para que las masas bailen  la música que le interesa a este Régimen.

            Es pues la comunicación, el control  de los medios o la  anulación de su influencia, uno de los factores básicos imprescindible para la información y concienciación de las masas. Es la Batalla de Ideas, nuestra campo de batalla, donde debemos pelear. La información veraz, y conocimiento de la realidad, nos llevara a la toma de conciencia, a la concienciación de las masas, y esta conciencia es el arma poderosa que el Régimen pretende anular con sus aparatos de intoxicación mediática.