martes, 7 de abril de 2015

SOBRE LA CONCIENCIA DE CLASE

(Reflexiones en torno a las  energías de la  LUCHA CLASES y de la BATALLA  DE IDEAS)  

          Se habla  poco sobre el concepto de la LUCHA DE CLASES y sobre la CONCIENCIA DE CLASE  de los trabajadores y esto es así porque al Sistema capitalista y a su ideología dominante no le gusta para nada su divulgación , es más son  conceptos  que  procura enterrarlos en el cementerio de las ideas  porque  en este concepto  están  las claves que explican la historia  y el devenir de la humanidad, pues  tal como  nos  decía Carlos Marx ; la  lucha de Clases es el “Motor de la Historia”, pues la historia de la humanidad, la pasada la actual y la futura, ha sido y será   consecuencia del enfrentamiento de intereses entre  energías  de clases sociales opuestas, que representaran lo caduco y lo nuevo, lo conservador y lo progresista.  Energías  antagónicas y contradictorias en lucha constante y  permanente  hasta que se da la transformación

           Luchas diferenciadas en formas  y contenidos pero que siempre  cargan contenidos de energías enfrentadas  de dominación y de dominados. Y es comprensible que la burguesía, en la actualidad, como clase social dominante sobre la clase trabajadora, pretenda ocultar esta evidencia  pues cuestionaría su legitimidad social basada en el dominio de una clase sobre otra.

       La clase trabajadora debe entender este concepto como la  explicación de su naturaleza de clases social, diferenciada absolutamente de la clase burguesa o capitalista por  el papel que ocupan ambos  en las relaciones de producción.  Los trabajadores , asalariados ,son  meros vendedores de su fuerza de trabajo, como si fuese una mercancía mas, y la burguesía, que se arroga la propiedad  de estos medios, los administra a su criterio  beneficiándose  de la producción de mercancías  a cambio de una pequeño salario que retribuye a los trabajadores. La  burguesía absorbe el máximo de las ganancias  producidas  en el sistema productivo sin aportar absolutamente nada más  que su propia gestión  y apropiándose del capital generado y de las mercancías. Al trabajador no se le confiere propiedad de ningún género, ni siquiera la de su fuerza de trabajo que es una mercancía más alquilada por un salario. Y así el fruto de su trabajo, que es el que genera el capital, será siempre propiedad del patrón burgués.

            No deja de ser ridícula explicación de que es el capitalista el propietario del capital,  diciendo que es el quien aporta el capital  para  el sistema productivo y  eso le confiere derechos de dominio , pero esto es una falacia puesto que el capital , ya en origen  y en el proceso productivo viene  siendo generado desde generaciones atrás, y siempre por la fuerza de trabajo aportada por los trabajadore/as, puesto que el capital es el resultado de la plusvalía acumulada en la producción tras restarle los salarios y demás gastos de gestión. Es pues la clase trabajadora la que lo ha generado en todos y cada uno de los procesos productivos y por tanto es la justa propietaria de todo capital y debe asumir por tanto su propiedad colectiva , lo contrario se trataría de un vulgar robo legalizado. Estamos ,pues ,en tiempos de socializar estos medios de producción,  son tiempos del socialismo.

             Esto debería ser así, tal y como sería considerado  en un Estado Socialista,  pero la burguesía tiene el poder político en sus manos y es la que dicta las leyes y marca las  normas y las relaciones de producción, dictando como ley inamovible el robo descarado de la plusvalía a manos de las clases dominantes.  Y es importante recalcar  y clarificar el papel histórico encomendado a la clase trabajadora que  no solo  va representar  el  papel de ser el propio actor de la transformación social y política  sino que es la clase mayoritaria y destinatario de esos actos. El sujeto  de la revolución y  también el protagonista  principal  de la  revolución transformadora.

              Sera, en su momento, la clase  dirigente que ira a desplazar a la clase burguesa en la lideranza del Estado y de su control político.  Y por esta causa también es importante para los trabajadores re descubrir su naturaleza de clase, adormecida intencionadamente por el Sistema, porque  no solo se va encontrar a si misma sino que esta conciencia de clase va ser su mejor y más potente arma de lucha para  liberarse de la opresión y explotación capitalista, arma que le proveerá de la fuerza y la determinación para  la victoria. 

          La burguesía en las rienda del estado burgués , no solo dicta las leyes que le benefician como clases social en cuestiones relativas a   la propiedad de los medios de producción sino que esta casta de especuladores , hoy transmutados al neoliberalismo mas abyecto, cegados por su propia avaricia han hecho que se les rompa el saco del Sistema capitalista, y en consecuencia están sumiendo al mundo por ellos controlado, en un abismo sin fondo de crisis, desastres económicos y sociales sin previsión de acabar y que parece, a falta de argumentos para enmendar la crisis,  que está recurriendo como salida extrema  a provocar  guerras, hambrunas y a la propia destrucción del ecosistema del planeta.

        Pero volvamos a la clase trabajadora y a su conciencia de clase,a los resortes que hacen que se de el gran paso de la toma CONCIENCIA de sí misma como clase social  que le dará sentido a su existencia y a su futuro. Conciencia que es el arma más poderosa que los trabajadores poseen como un inmenso potencial dormido  Pero es un potencial en bruto, que necesita ser  activado y pulido. Como aquel boxeador que dispone potencialmente de los recursos adormecidos  de un campeón; fuerza, reflejos, resistencia etc. pero que necesita ser preparado y activado  en  el campo de batalla de las calles, fabricas universidades, barrios etc., curtirse en batallas, en las  movilizaciones constante e interminables tomando las calles como plataforma de lucha etc.  Las calles son la escuela y el taller de la revolución transformadora, la lucha en las barricadas codo a codo con los compañeros creando lazos de solidaridad y complicidad de ahí sugieran los dirigentes políticos en los que el pueblo confiara totalmente, los lideres para nada parecidos a los politicastros falsarios y oportunista.   

          Los factores que conforman esa conciencia de clase son; las condiciones objetivas de su situación de  explotados, dominados y reprimidos, la solidaridad, la unidad, y  la integridad de clase social. Pero sobre todo  su formación política  basada en el conocimiento que se torna en la toma de conciencia.  Y estos factores, en su comienzo son energías que se generan a nivel individual, a veces son también  comportamientos individuales   y conscientes  que se dan  entre las masas, entre  aquellos  hombres y mujeres  más conscientes y a veces de  forma espontánea, en unos más que en otros. Pero estos comportamientos individuales, en sí mismo, sin una cobertura organizativa y de masas  fortalecidos por la unidad, son inoperantes e inofensivas para el Sistema, son energías desperdiciadas. 

      Se puede descubrir en medio de la batalla que solos, individualmente, contra el poderoso Sistema, no somos nada apenas individuos aislados que serán machacados por los lacayos de este. Pero cincuenta, quinientos, cinco mil, quinientos mil… voluntades unidas por un mismo fin, en la misma organización, y en la misma batalla  con los mismos objetivos coordinados y   contra un  mismo enemigo perfectamente identificado, su poder es impresionante y demoledor,  además de que genera poder y respeto amedrantando al enemigo se autoalimenta y se regenera en sí mismo  incluso creando lideres apreciados y confiables,  creciendo más y más.

               Y aquí  estamos ya  hablando de la importancia de los comportamientos colectivos, que serán la unión de muchos de esas energías  individuales  en una causa común, y que a su vez generara otras energías aún mucho mayores,  ya no se  tratar de un simple  aumento cuantitativo, el de la simple suma de individuos,  pues la suma de estos combatientes, conscientes y concienciados, con toda esa energía acumulada y condensada va generar un cambio cualitativo entre las masas. Es aquí donde se produce una especie  eclosión revolucionaria, donde las masas toman plena conciencia de su ser y de su  poder como clase social, descubren el poder de sentir la CONCIENCIA DE CLASE como energía vital en su sangre, como una poderosa arma que les llena de moral y motivación pues ya han tomado consciencia del poder que supone la unidad de las masas, unidos por la  solidaridad y la identidad. Plenamente fusionados  con los compañeros que sufren los mismos problemas, que tienen los mismos anhelos, unidos  por una  llama interna que hace sentirse integro, en la plenitud de una lucha justa y noble que genera energías les hace sentirse invencibles y poderosos.

            Pero para llegar a esta eclosión de masas es preciso primero incidir individualmente, porque el Sistema se ha ocupado durante décadas de aislar a cada individuo de los demás, haciéndolo  un ser egoísta y desentendido del mundo exterior, desestructurándolos de su medio natural la clase trabajadora,  llenándole de valores individuales e insolidarios. El Poder conoce estos mecanismos que hacen que las masas tomen conciencia de clase y activa sus propios mecanismos para neutralizarlos y hacer que esto no ocurra para que no se consoliden. Las técnicas del “palo y la zanahoria” ofreciendo por un lado la utópica salida del “triunfador “individual que le dicen que proporciona el Sistema, y por otro la represión y el terror al que protesta.

          Y ante eso que debe hacer la llamada  vanguardia, los  militantes revolucionaros concienciados y organizados en pequeñas agrupaciones embrionarias que serán los dinamizadores y orientadores de las luchas, a quien se le supone ya preparados cualificados y experimentados en las cosas básicas de la POLITICA, con mayúsculas y en la lucha en las calles. Se les supone que conoce los conceptos y valores de la lucha de clases y de la naturaleza del Estado como forma de dominación clasista que será la voz autorizada para las enseñanzas necesarias para los principiantes noveles.

           El papel de esa vanguardia podríamos decir que se asemejan  a ser los conductores  y  orientadores  de las masas en el propio  campo de batalla, la fabrica la universidad la calle el barrio etc. siempre explicando y aconsejando sobre el terreno experimentados  y preparados en la logística de la luchas callejeras en asambleas  en los barrios, dando siempre la cara  organizando dinamizando y  coordinando y  mostrándose como referencia y como ejemplo de lucha ante las comunidades. Necesitamos de aquellos luchadores que citaba el poeta y revolucionario Bertolt Brecht.

“Hay hombres que luchan un día y son buenos.
  Hay otros que luchan un año y son mejores.
   Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos.
   Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.”(1)

                        Porque para trasmitir y “convencer” estas ideas y conceptos  revolucionarios  totalmente descolocados de la ideología oficial que domina el Sistema capitalista, es necesario  un gran conocimiento de su naturaleza y de su íntima composición, para poder explicar con claridad todas  sus propiedades a los nuevos combatientes y a los que hartos de la apatía desean luchar. La vanguardia se supone que ya  conoce  todas estas propiedades  ocultas por el Sistema  y estarán preparados  para poder trasmitirlas a las bases, es esa su misión, enseñar orientar y encaminar.

               Trabajo arduo, si tenemos en cuenta, el lavado de cerebro  cotidiano que se hace  y que el poder mediático continuara haciendo a lo largo del proceso revolucionario. Pero la vanguardia tiene un factor a su favor, y son los factores objetivos de opresión represión y explotación.  Y así al hambriento, al desahuciado, y al desempleado, no precisa explicarle la realidad de su situación, pero si le puede explicar las causas de su situación, por causa de que y de quienes  provienen los males, quien  es  el culpable que provoca sus desgracias, y sobre todo el método  y el remedio para todo ello, y con seguridad que va ser muy receptivo en sus detalles.   

          Y así, vista la situación concreta en que nuestras sociedades se encuentran me parece primordial encarar este  problema de la confusión de conceptos de una forma radical. Ir directamente a terminologías radicales que no se presten a confusión. Aparquemos   los términos “derecha” e  “izquierda” al menos en su significado semántico generalizado ,para  emplear otros más acorde con la situación y circunstancias actuales, más directos y concretos  Los términos” Izquierda “y “Derecha “debemos considerarlos obsoletos, corrompidos y desnaturalizados, y propensos a la confusión. La terminología para definir los campos y la frontera  de la lucha de clases deben de ser más concretos  y definitorios , Tal y como lo afirma la dirección  del KKE griego  ( Partido Comunista Griego)  los términos de “derecha” “ izquierda” y “centro” no corresponden  ya a una realidad conceptual   concreta de cada país, porque han sido devaluados y manipulados ante la opinión pública y esta  puede ser objeto de confusión.

           Debemos definir a las fuerzas en litigio con una terminología rigurosa que no dé lugar a ambigüedades  y confusión.  Y la formula, tal y como el KKE lo hace, puede ser  definiendo a las partes enfrentadas en la lucha de clases como;  anti capitalistas y pro capitalistas, que es lo mismo que, rupturistas con el Estado burgués establecido y  vinculados  con este Estado.  Anti sistema  y pro sistema, las definiciones deberían ser, radicales sin términos medios. Y es lo que está pidiendo la coyuntura en la que estamos inmersos, Ir directos al corazón del Sistema. 

(1) Frases y Citas - http://akifrases.com