martes, 3 de junio de 2014

Miedo a la Republica

Tras el Crac electoral del 25M ha irrumpido en el escenario político  la noticia de la abdicación del Rey, y como un resorte, grandes masas de la población, a todo lo largo del Estado, han saltado a la calle espontáneamente para clamar la República usurpada, como un reflejo coherente con las nuevas mareas ideológicas que comienzan a surgir tras el Crac. Hechos que también han resonado premonitorios de  lo que le viene encima  a la Monarquía y a su vital esquema del bipartidismo. El Estado y sus dos pilares, PP. PSOE, junto con  sus testaferros y  el poder mediático,  ya han comenzado a bombardear a la población ideológicamente, que  ya no esta tan  indefensa como antaño, en la idea de que; “o Monarquía o caos y  guerra civil”, refiriéndose a la Republica demandada.





            Tras  el terror sembrado por el franquismo, el miedo inculcado a la población, fue el arma favorita  para someter a la población. Ahora sus herederos monárquicos neo franquistas, pretenden seguir usando  esta herramienta del miedo, para mantenerse en el Poder del Estado. Este vano recurso es lo último que les queda a estos sátrapas, para seguir engañando a la población, pues la inmensa mayoría de la población adulta no conoció el terror franquistas y  26 millones  de ciudadanos  no votaron aquella engañifla de Constitución de 1978, ni tampoco se les pregunto sobre esta Monarquía.
                Además no olvidemos que  este recurso del miedo, oculta una horrible realidad, que aquellos “malos” de la historia fueron Franco y sus ejércitos fascistas con sus descomunales crímenes de lesa humanidad, y su criminal destrucción de los valores de la democracia y de la legalidad republicana. Pretenden sibilinamente decirnos que los “malos” pueden volver para hacer de las suyas refiriéndose a la Republica y a los republicanos que lo que hicieron fue una heroica defensa de  la legalidad republicana,
            Con zorrería  nos quieren decir, tal como siempre lo hizo el franquismo durante cuarenta años, gracias a su mordaza a la libertad,  que la maldad estaba en los republicanos,   cuando la realidad es  que los herederos de aquel genocidio, nunca  se han ido del escenario político tras la llamada “transición”. Solamente han cambiado  en sus formas, ahora más civilizadas  obligados por las circunstancias. 
                Se pretende chantajear a la población con la amenaza de un miedo  abstracto, ligándolo con la Republica y haciendo una hipócrita cabriola para ignorar que  aquel horror siempre ha tenido un culpable con nombres y apellidos, el franquismo cuyos relevantes cabecillas parieron la Monarquía actual.
              Y al final de todo este recorrido de amenazas al  miedo, lo que  están sibilinamente  diciendo es que nos andemos con cuidado puesto que  “aquel Ejército franquista genocida esta por la continuación de la Monarquía”. Este  sería su último recurso, lo cual no deja de ser cierto en cuanto a intenciones, solo que los tiempos y el escenario han cambiado,   pero que podría ser creído por buen  parte de la población temerosa. 
               Y es significativo este nerviosismo y  precipitación  que el Estado está adoptando para neutralizar un presumible resquebrajamiento  en las estructuras y composición del  Régimen,  recurriendo al miedo y a otras argucias junto a  movimientos políticos preventivos, tales como la abdicación del rey y el adelanto precipitado de la nueva coronación.
            El Régimen es bien conocedor  de que la actual casta de ejecutivos que controlan el  PSOE están conchabados con el Régimen  Monárquico y que los puede  utilizar en su favor en los procesos institucionales de legitimación del montaje de investidura .Cosa que duda que pueda ocurrir en un futuro muy cercano dado la velocidad de los acontecimientos previsibles tras con el Crac del nuevo escenario electoral surgido,
               Puesto que  el Crac no  solo ha repercutido en  la perdida sustancial de votos en el PSOE y en el PP donde entre los dos han perdido más de cinco millones de votos, sino que lo más preocupante para el Régimen es la ruptura del montaje del bipartidismo, donde la población electoral  había sido hábilmente  adoctrinada   durante casi cuarenta años, (el Régimen tuvo buenos maestros en Francisco Franco y Josef  Goebbels)

              Y este escenario de presunta estabilidad política, se ha alterado sustancialmente  con el paso político cualitativo dado por  todos esos millones de votantes de romper con unos invisibles hilos de marionetas que les inducían a votar solo a  los partidos del bipartidismo.    Rompiendo así aquellos hilos que les domesticaban en la sumisión sí que ellos lo percibieran y así donde el “todo queda en casa” era garantía de estabilidad.