lunes, 7 de octubre de 2013

LA FARSA PERMANENTE : RADIOGRAFIA DEL PNV ( 1 ) Urkullu y sus sermones







 En principio creo necesario aclarar que todo lo aquí expuesto es desde  una  visión política personal, independiente y apartidista, dado que no estoy encuadrado en  partido o agrupación política ninguna, aunque mi formación política, como el lector lo podrá comprobar, esta asentada y formada en  los valores y principios de la izquierda aberzale, la independencia y socialismo, como camino y fin imprescindibles para conseguir una sociedad más libre justa y humana en Euskal Herria.
            Mi modesta intención con estas líneas es la de abrir un debate  sobre la autentica naturaleza política de los dirigentes del partido jeltzale y sobre la función política del propio partido PNV pues, como iremos viendo a lo largo de estos escritos, la claridad  y la sinceridad política, no son precisamente sus mejores virtudes en su quehacer político. Y creo muy necesario hacerlo, por la enorme importancia que el tema tiene en el conocimiento de la realidad política actual , en temas como la resolución del conflicto, hoy en vía muerta, y en la concienciación política de la ciudadanía vasca para la construcción política  nacional vasca
            Y es desde esta perspectiva pretenderé  analizar en profundidad ciertas actitudes políticas de los jelkides más significativos del PNV. Sobre sus declaraciones y poses  en  temas  que más inquieta  a los vascos, y sobre todo al MNLV, Incidiré  mayormente sobre sus actitudes ante el inmovilismo de Madrid y Paris, y sobre su actitud ante la propia ETA y la incidencia que esta tiene en los planes estratégicos del Estado y del propio PNV. Las conclusiones de estos escritos pretenderán desmitificar tópicos ya encallecidos  entre aquellos que confían en la presunta naturaleza nacionalista del PNV para abrir un debate entre el mundo nacionalista, y sobre todo, insisto, pretenderé  despertar inquietudes nacionalistas que están adormecidas por el conformismo.
            La intención aquí será desenmascara  a la dirección del PNV, no a su militancia de base, de sus presuntas evidencias y actitudes políticas como consustanciales al nacionalismo vasco del PNV. Intentare explicar esto exclusivamente en aras de que resplandezca la realidad como antídoto a unos efectos extremadamente dañinos para la salud política de un importante sector del  nacionalismo vasco, y sobre todo para el desarrollo y el devenir de la libertad y de la democracia en Euskal Herria.
            Intentare desprenderles  a los jelkides del PNV de aquellos barnices y cortinas  tras las cuales se quieren esconder o pretenden  aparentar lo que no son. Y será con la exclusiva finalidad de expandir el  conocimiento entre la opinión pública, pues  la ciudadanía es el sujeto directo, o quizás la víctima , de los hechos políticos del partido cuando gobierna aupado por sus votantes Como iremos viendo  en el discurso de los jeltzales, entre lo que dicen y lo que en realidad hacen, hay muchas más  diferencias de las que comúnmente  suele haberlas en casi todos los partidos, Pero, como veremos en el caso del PNV, son mucho más que simples diferencias, son autenticas contradicciones cualitativas, que entran en la categoría del engaño y la traición a su propia militancia de base, a sus votantes, y a la ciudadanía en general del país.
           Para desarrollar este trabajo me ha parecido oportuno partir y tomar como referencia el contenido algunas significativas declaraciones de dos de sus máximos mandatarios, el ledakari Iñigo Urkullu y el presidente del EBB, Iñaki Ortuzar. Declaraciones en apariencia simples e intrascendentes pero como veremos nos van a desnudan muy bien lo que existe bajo su capa de simpleza inocente. 

Nos dicen ser pacifistas y hace apología de la causa que provocan la guerra; la imposición y la negación de derechos.
Nos hablan de democracia y libertad  apoyando y colaborando con un Estado que niega y persigue estos derechos a  los vascos
Nos dicen ser nacionalistas vascos  y legitiman y apuntalan un Estado español que ocupa y reprime en  nuestro territorio
Nos dice estar al servicio del pueblo y emplea sus recursos en engordar a las minoritarias oligarquías apátridas.
Nos dice defender los derechos humanos y políticos de los vascos y llaman inhumanos y terroristas a quienes más sufren ahora por haberlos defendido luchando
Nos dicen ser nacionalistas vascos y colaboran con quien nos imponen una nacionalidad ajena, la española 
Nos dicen estar con la ley y la democracia pero nos aplica leyes represivas y unionistas opresoras españolas
Nos dicen que son vascos pero todos los días afianza su españolismo en alianzas leyes y acuerdos con el Estado español
Nos dicen Condenar la violencia ,”venga de donde venga”, pero condenan solo la violencia de respuesta y alimentan la del Poder

                                                                   Iñigo Urkullu

                     Algunas consideraciones sobre unas frases de Iñigo Urkullu

             Es curioso como los adictos y testaferros del Régimen Juan Carlista cuando quieren manipular el concepto de  “presos políticos” refiriéndose a los militantes de ETA, y  a su  obsesivo  e interminable mundo del “todo es ETA”  se suelen enredar en disquisiciones semánticas, políticas, humanitarias, ideológicas etc. de todo tipo y color con tal de marear la perdiz y sacar turbias y tendenciosas conclusiones justificativas  siempre favorables al imaginario y  discurso del centralismo neo franquista de Madrid.  La novedad en este asunto es que el PNV, también por boca del lendakari  Iñigo Urkullu, está entrando abiertamente y con fuerza, en la tarea de expandir y publicitar uno de los principales iconos del desquiciado discurso oficial sobre el Conflicto con el fin de negar la evidencia del  propio Conflicto político, por un lado y la de apoyar y legitimar a un Estado corrupto cada vez mas  putrefacto y en descomposición.
          Actitud que si analizamos en profundidad , es contradictoria con su pretensión de proyectarse siempre con una vestimenta de “nacionalismo vasco” pero  que  en absoluto  es contradictoria con su  endógena naturaleza oportunista, siempre entre la ambigüedad o hacerse el loco,  pero siempre a la sombra  del árbol que más les protege, expertos siempre en el saber de “nadar y cuidar la ropa” .   

                           
                                 Ser o no ser “Presos políticos”, esa es la cuestión

           El lendakari a sentenciado que “quien viola derechos humanos no puede ser considerado preso político”Y otras afirmaciones similares tales como que quien ha sido juzgado por «violaciones de derechos humanos, y no por una «defensa política de sus ideales no puede ser calificado preso político». Por deducción, entonces parece ser que serian “presos comunes” o simples delincuentes desligados de motivaciones políticas. Pero, claro, la “trampa” es manifiesta, pues  esta “deducción”,  no es obvia sino que ha sido condicionada por el  CRITERIO del juez de turno de la AN . Esa frase de Urkullu, “quien ha sido juzgado por violaciones de derechos humanos, y no por una defensa política de sus ideales…” da “patente de corso” a un juez de la Audiencia Nacional, que todos sabemos es heredera de aquel otro tribunal Tribunal de Orden Publico franquista,  a quien  le ha interesado  más, por razones de Estado, no por razones jurídicas u  de justicia,  “juzgar” como delincuente común  que como reo político, porque nadie lo puede negar ,fue simplemente su elección ( mejor sería decir ,elección de un  Estado neo franquista ) Y aquí para que tengamos una idea de la naturaleza “democrática e independiente” de los jueces de la AN y cuáles son sus baremos para “escoger” la naturaleza de los delitos a juzgar, solo tenemos que recordar  que el espíritu y los propios  jueces que componen el tribunal son los mismos ,LOS MISMOS, que los que formaban el TOP. Los mismos que en la época franquista , “juzgaban” con los criterios del fascismo, a los militantes de ETA que caían en sus garras . Luego es obvio que siguiesen con los mismos vicios y fobias hacia el eterno enemigo de su, parece que también eterno, Régimen, los  “rojoseparatistasterroristas” O es que han cambiado algo , Sr. Urkullu para que ahora si acredite en la justa e “independiente ” AN. 
          No sabemos  si el Sr. Urkullu es consciente del tremendo trasfondo político de sus declaraciones, o solo se limita a repetir las consignas del discurso oficial de Estado como lo haría un servidor dócil y obediente a sus consignas , siempre  bajo la recurrente fachada  de “cumplir la legalidad ”, pero, por lo que sea ,lo que sí es cierto es que estas declaraciones conllevan una enorme carga de imposición ideológica totalitaria  además de garrafales contradicciones con aquellos principios humanistas que se dice defender, tal y como lo iremos viendo
              Estas afirmaciones, que parecen propias de aquellos sermones o enseñanzas de los valores del catequismo político franquista en donde la racionalidad  y el rigor dialectico de sus  enseñanzas solía brillar por su ausencia cuando  predicaban sus consignas políticas y donde  la “fe” en el Régimen  era  la base argumental  para engullir sus predicados, ya que era la obligación de creer cualquier cosa, aunque fuese un descomunal disparate, pues así lo ordenaba la autoridad militar-politica.
           Y aquí también este predicado de Urkullu rezuma también de  aquellos “valores-consigna” además de la pretensión de  manipular  el propio concepto de  “derechos humanos” y de sermonearnos  donde, como y quien es portador  de  la “pureza”  del “humanismo político”, o algo parecido. Pero este sermón no es de su cosecha particular, forma parte del arsenal, presuntamente “ideológico” que el Régimen estatal se ha provisto para justificar sus desmanes y  blindarse en sus posiciones de dominio político adquiridos y heredados de una dictadura, no precisamente de forma humanitaria
             Curiosamente  el Sr. Urkullu, que es licenciado en las artes de la docencia, aunque ahora  transmutado a la pedagogía socio-política, habría que suponerle que esta ducho en estas artes y de las nobles reglas de la  enseñanza basadas en la transparencia, la objetividad, la verificación y en el  rigor en la exposición de las materias. Reglas que por cierto no cuadran en absoluto con la mayor parte del discurso de los políticos de la derecha, basadas  en la manipulación, en la ambigüedad y en el engaño, donde lo que callan, siempre suele ser más interesante que lo que dicen.
               El Sr, Urkullu se “olvida” o más bien  no le interesa recordarlo, que por estas tierras, quien reparte los títulos  de calidad y pureza democrática, en la aplicación de los derechos humanos, y también quien coloca y acuña los adjetivos de “violador”, “terrorista”, “político” , “delincuente” “democrático” etc. es el propio poder factico, los herederos de aquel Dictador que se sentía dios todopoderoso, con derecho a hacer y deshacer  con sus semejantes lo que quisiera, incluyendo disponer de su vida y de su libertad, y que ahora controlan el Estado y sus poderes “independientes” como el  de la AN. Y este Estado,  obviamente, no es imparcial en esta polémica, sino que es todo lo contrario. Es el poder hegemónico dominante  y que  además arrastra y tiene una pesadísima carga histórica pasada y presente de gravísimas conculcación de derechos humanos  y por tanto no es el más indicado para ejercer ni de juez ni de de referente.
            Y que por otra parte y  felizmente, ya ha comenzado a derrumbarse su soberbia e impunidad , pues la AUTENTICA justicia, (la argentina pues la española obviamente no lo quería hacer) ,ya ha comenzado trabajar imputando a los cuatro primeros delincuentes del franquismo por  crímenes de lesa humanidad. Son las primeros piezas de un esquema de criminales (algunos en activo, otros intelectuales y otros chupando de él ) que conforma el propio Estado español que  aunque se vista con ropajes democráticos ,está contaminado de Franquismo hasta el tuétano..    
             Y este Modelo de Estado es también el que últimamente empieza a descomponerse internamente, tal y como  se podría esperar, dado su origen y su ADN franquista, que es lo mismo que fascista.  Y en este modelo de Estado su  totalitarismo su  impunidad y su razón de la fuerza  siempre será la máxima expresión de la corrupción, dadas sus podredumbre interna, prepotenciasobornos, abuso de poder, clientelismo, patentes de corso,  luchas internas, traiciones , terrorismo de estado, asesinatos , torturas etc.  Una joya, vamos, como para tenerlo como referencia.
           Y no solo eso, sino que también, y sobre todo, tenemos que tener en cuenta la enorme carga de contenido  político partidista  que arrastra el concepto de “presos políticos”, pues su aceptación o su negación, implica también aceptar o negar la naturaleza democrática de este régimen neo franquista Monárquico. Y esto es así por el principio básico de que  “presos políticos” son aquellos reos que se han enfrentado a un poder político, a un estado, que niega derechos humanos y políticos básicos, y que el caso vasco se trata del derecho a la autodeterminación nacional y de  sus consecuencias derivadas Y es esta la premisa que marca los límites entre un estado  democrático, que respeta el derecho a decidir de los ciudadanos o el de un Estado totalitario, que los anula e impone desde su “razón de la fuerza ” sus propias decisiones. ¿ O quizás el Sr.Urkullu ignora que los estados español y francés nos niegan el derecho a disponer de nuestra propia nacionalidad vasca ¿?
              Y el fondo de toda esta polémica es esto precisamente, el cuestionamiento de la naturaleza del Estado español; el desenmascaramiento de su falsa democracia. Tanto afán en negar la naturaleza de “presos políticos” a quienes lo son por coherencia política es, entre otras cuestiones, por las implicaciones  determinantes que conlleva su propia definición y por el pánico escénico que supondría para sus actores, que son los políticos que se engordan  con el propio Régimen, ( PNV incluido) al abriese un  vacío político, cosa que va ocurrir  cuando este Modelo de Estado se desenmascare como una farsa democrática y se agudicen sus contradicciones y comience su  desmoronamiento .
               El discurso presuntamente “democrático” que el Estado tiene del Conflicto con Euskal Herria, es burdo e infantil. Parte de una falacia delirante, el Estado, afirman, que no está negando el derecho básico a la autodeterminación de los vascos  porque esta  “decretado” que “Euskal Herria no existe”. Esta entelequia forma parte de aquellos “atados y bien atados” principios del “Movimiento” que el dictador Franco les dejo como herencia ideológica a preservar, como especie en extinción ( en este caso la delirante noción del  “imperio español”) Y con esta base, si no hay un motivo político que reclamar, afirman,  la nación vasca no existe, afirman, y así, quien lo reclame, parece que lo hace por nada, o porque le debe gustar incordiar  a los españoles, y por deducción tampoco hay  conflicto político.
           Sus “argumentos” son  esquizofrénicos y no se sustentan pero quien lo hace tiene todo el poder del Estado y todos sus recursos para hacer de esta  falacia no solo el fundamento de su discurso sino  ley de obligado cumplimiento, que hay que tragar a la fuerza, pues no olvidemos que  este retorcido discurso incluso esta blindado por leyes “antiterroristas”, “apologías”, “de agravio a las víctimas” etc. y es por esto que sus argumentos  son exclusivamente de “razón de fuerza” ,es decir  de “razón de Estado” y de su atosigarte y machacona repetición goebbeliana mediática creadora de falacias .
             
            Y así el Sr. Urkullu cuando niega la naturaleza política de ETA les está también desproveyendo de sus motivaciones, de su razón de ser, concordante con el discurso franquista. No en vano es el mismísimo discurso que emplean los dos máximos servidores del Estado el PP el PSOE, para justificar y legitimar su presunto “Estado democrático” Al demonizar a la organización armada como delincuentes no políticos y terroristas  se está asumiendo y transmitiendo el discurso del Estado, de que no existe motivación políticas porque no existe Euskal Herria.Y esa rotunda negación también implica la aceptación de lo contrario, es decir, de que si existiría la nación vasca ,si existiría la motivación política.
             Porque el concepto “político” tiene un valor cualitativo; el de ser  o no ser  preso político. No existen términos medios.  Es por esto que Urkullu también está asumiendo el discurso oficial de que no existen esas motivaciones, es decir de que Euskal Herria no existe.  
            Y también con esta rotunda  afirmación Urkullu, consciente o inconscientemente, también nos está  transmitiendo el burdo maniqueo y tendencioso discurso del Estado de  que lo que condiciona  la autentificación de la “función política” para que sea considerada dentro de la categoría de las actividades meramente políticas, ha de ser inequívocamente no violenta y respetuosa con los derechos humanos.
                 En sí misma es ya es una afirmación  contradictoria e incoherente con la concepción convencional asumida universalmente y establecida  por la generalidad de los políticos sobre el concepto de “actividad política” que como es obvio, siempre será cualquier tipo de actividad humana con la intención de incidir en la colectividad social, al margen de que  sea para bien o para mal, y al margen de que sea aplicada pacifica o violentamente,  Es decir que es tan político el que ,promociona,  decide y gestiona,  desde el poder político,  la construcción de escuelas ,carreteras ,hospitales etc., y también es función política incuestionable  el planificar y ordenar una declaración de guerra y una invasión militar o incluso un golpe de estado interno, y también lo es quien planifica un plan defensivo contra una agresión externa , y también quien se organiza y lucha contra un poder político que reprime y recorta libertades. Todas ellas son funciones políticas .Política es toda actitud intencionada que tenga como sujeto a miembros de la sociedad o a la sociedad en su conjunto con la finalidad de incidir de algún forma en las funciones políticas. Suena a Perogrullo pero algunos políticos  les interesa hacerse los duros de mollera .  Siendo, pues esta lo que define  la actividad “política ” .Según Wiki pedía, “la política es ,del latín politices  y esta del griego πολιτικός políticos 'civil, es lo relativo al ordenamiento de la ciudad o los asuntos del ciudadano”.
            El Sr Urkullu si seria consecuente con sus rotundas  declaraciones  y además seria  objetivo e imparcial en su aplicación estaría considerando “delincuentes comunes” y “terroristas “a la mayoría de los políticos no solo del Estado español sino de medio mundo. Porque si  analizamos a la generalidad de los políticos en activo con su  medidor de  “pureza. Política” o  “humanitaria” en el quehacer  político-social-económico, habría que llamarlos a casi todos ellos  delincuentes comunes, terroristas o cosas peores
                   La guerra es la mayor conculcación de los derechos humanos
          Y comencemos  explicando  esto  por la mayor y mas bestial  “conculcación de los derechos humanos" que la especie  humana  a  practicado y continua haciéndolo  a lo largo de la  historia de la humanidad;  la GUERRA, unos comenzándola como guerra ofensiva  y otros como guerra defensiva.¿ Y quién activa estas guerras?  Como decía Maquiavelo “La guerra es la forma de conflicto socio-político más grave entre dos o más grupos”. Y aquí El Sr. Urkullo con su “sentencia” ya está desproveyendo del carácter de  mera actividad política al propio concepto de “guerra”, a la confrontación armada entre estados, o entre un estado y un grupo militar no convencional o guerrillero que lucha por derrocarlo, o por su propia  liberación nacional negada. etc. La definición de guerra  suele siempre ser aceptada por la generalidad, como  que es la expresión violenta de la política, la prolongación de la política  allá donde ha fracasado el dialogo y la diplomacia. Solo que algunos “político” pretenden torticeramente adaptar y modificar este concepto a sus inconfesables intereses.
             Pero,  abría que preguntarle al Sr. Urkullo, si es que alguien tiene la prerrogativa de marcar las reglas formales de la guerra. Acaso las guerras no son todas ellas una locura de destrucción y muerte , donde  la regla general es el dominio por el poder y la fuerza, factores que casi siempre  suele imponer  marcar y justificar la parte más poderosa y triunfante .Y en aquellas guerras donde la correlación de fuerzas es exageradamente desproporcional  y suele obligar a la parte más débil a la simple rendición y a su sometimiento al poderoso. Pero suele ocurrir también que existen pueblos con dignidad que no conocen la rendición y suelen adoptar formas  no convencionales  de enfrentamiento o de  lucha de mera  resistencia testimonial, con el fin de mantener la llama  de la resistencia viva y permanente, a la espera de situaciones más favorables. Pero, se adopte la forma que sea , nunca dejara de ser una forma de guerra o derecho legitimo a defenderse de una agresión interior o  exterior. Cosa que nuestro lendakari parece no entender, o más bien no le interesa entender porque tiene  otras intereses prioritarios, no tan sublimes. 
               Todos sabemos que el vencedor  de cualquier guerra suele ser el que escribe  “su historia”,  aquí, entre nosotros, todos sabemos quién ha escrito y continua escribiendo  “historias”  de “vencedores y vencidos”, ahora, solo en batallas virtuales “antiterroristas” y  “agravios a las víctimas” En realidad son los mismos vencedores y escribientes de  aquella “cruzada”, que continúan nostálgicos y rancios  soñando con hazañas bélica  y proezas imperiales  y parece que  al Sr. Urkullu, no solo le esta  gustado mucho estas versión trasnochadas  de la “épica” neo- franquista  sino que además , sin duda debe ser por su formación  pedagogía , nos la quiere enseñar como en los buenos tiempos del franquismo.
             Pero! Ojo!, Estos argumentos conceptuales sobre la guerra ,aceptados por la generalidad  al querer aplicar la excepción  de la norma exclusivamente a la militancia de ETA y a su “Todo es ETA” ya vienen cargados de torticeras y maniqueas intenciones. Fijémonos en la enorme excepcionalidad, pues guerras de liberación nacional ,proporcionalmente mucho  más cruentas que la de aquí; Argelia, Angola, Vietnam,  incluso los EEUU, cuya finalidad  fue para conseguir su independencia,  han existido en el mundo y a nadie ,cuando luchaban les ha desposeído de su categoría de “acción política”,  Y ,Urkullu  no nos cuenta por que causa lo hace y tenemos que deducir que no es  por razones en las que ha pensado mucho, sino mas bien que es por razones de obligado cumplimiento al discurso político oficial del Estado, aunque para ello tenga que  manipular  el propio concepto de derechos humanos, pues nos está diciendo  que los derechos humanos solo los conculca ETA cuando  emplea su violencia. Y lo es porque es una violencia ejercida fuera del  monopolio que el Estado español  tiene sobre ella.
               La maniquea y cínica frase” condenamos toda violencia venga de donde venga” fotografía con nitidez la hipocresía compulsiva de  los políticos de la derecha política, que se escudan en  frases falsas y huecas, para justificar su violencia de  estado, llamándola  “legal” y condenar la violencia de respuesta, llamándola “ilegal,    para  asentar y justifica sus conculcaciones de derechos humanos “legales” algunas de las cuales suelen ser , verdaderos ejemplos de salvajadas inhumanas y de crímenes contra la humanidad y sus derechos.
              La muerte de más de 200000 civiles no combatientes en Nagasaki  y Hiroshima por las bombas atómicas Yanquis , habrá que decir que no fueron conculcación de derechos humanos, e incluso la pena de muerte ralentizada a base de torturas permanentes que los EEUU aplican a sus prisioneros de guerra en Guantánamo, parece ser, tampoco son conculcaciones  de  derechos humanos, quizás porque es el poder hegemónico mundial que marca lo “legal” y lo “ilegal” en el mundo, según sus intereses imperialistas.  Negar el derecho al pueblo vasco  a su libertad a decidir , parece ser, que tampoco es a los ojos de Urkullu, violación de derechos humanos, y el torturar y matar a los que han luchado por esta causa , tampoco. La sectaria visión del Sr Urkullu, también está pasando por alto que estas violaciones suelen ser, y en el caso vasco, obviamente lo ha sido  de hecho, la causa del surgimiento de una violencia de respuesta.
            Los 9600n casos de tortura a detenido/as  por causas  políticas en los 50 últimos años de nuestra castigada historia, tal y como informa la “Fundación Euskal  Memoria”, parece que, a los ojos del Sr. Lendakari, tampoco serian considerados violaciones de derechos humanos. Ni tampoco serian los 40000 arrestado/as en los últimos 53 años de nuestra historia, bajo el férreo control de Franco primero y de sus descendientes y fieles discípulos después, de los cuales,  mas de 30000, no fueron imputado/as , según los datos del “Informe Base de Vulneraciones Derechos Humanos en el Caso Vasco (1960-2013)” realizado por la Secretaria General  Paz y Convivencia de Presidencia del Gobierno  Vasco, actual. (¿O será  que el Sr. Urkullu,  desconoce lo que sale de su mesa?) Y así mismo, por  causa de esta  “inexistente” conculcación de derechos humanos,  se cerraron periódicos, revistas, emisoras, se ilegalizaron partidos, se torturaba, se organizaron esquemas de guerra sucia, se prohibieron  manifestaciones etc. Y que, o hay que ser ciego o más bien ponerse mirar a otro lado para no ver ,que por estas tierra tenemos un antiguo, largo y crudo conflicto político con los estados vecinos en toda su plenitud, un conflicto de falta de libertades, de represión, de negación de derechos básicos y de imposiciones totalitarias. Y donde podemos afirmar que es la inmensa mayoría de la población, directa o indirectamente implicada en las luchas, considerada  como sujeto nacional  por el Poder, la que ha sido siempre la víctima de la represión centralista, la victima de la conculcación permanente de sus derechos humanos y políticos.
            Que, como todos sabemos  esta conculcación no se ha limitado únicamente  a negar, a  vascos catalanes y otras nacionalidades, este derecho de decidir, sino que  este derecho negado ha provocado una cadena en serie de otras conculcaciones de derechos básicos. Hechos que por sí mismo ya están descubriendo saña y persecución política a toda una comunidad con derechos nacionales, que el Estado y sus testaferros se empeñan e encuadrar a sus víctimas en la casilla de la delincuencia común, con su retorcido “ todo es ETA”. ¿Habría que preguntarle al Sr. “Lendakari de todos los vascos” si todos estos hechos no son conculcaciones de derechos humanos. Y a sus  ejecutores, ¿cómo habría que llamarlos?, ¿“delincuentes comunes”?. Que como es obvio, es el propio Estado español  y sus servidores,  el mismo Estado al que nuestro lendakari tanto empeño pone en servirle y legitimarle.   
           Y con estos esquemas de ver ,o de no ver, consecuentemente también les está llamando delincuentes comunes por ejercer la violencia y ordenarla, “violando  los derechos humanos”, a José Antonio Aguirre, el primer lendakari vasco, que desde aquel  Gobierno vasco, comando a los gudaris  y organizo la defensa frente  al  ejercito fascista ¿O quizás habría que llamarles “terroristas”?, porque también  mataban  violentamente a sus enemigos  con las armas en la mano en defensa de las libertades vascas
           Y también al mismísimo Mandela, hoy considerado un referente  mundial en la lucha política contra el racismo y la libertad, pues fue juzgado y encarcelado por ser un miembro relevante de Congreso Nacional Africano, una “organización terrorista” que luchaba con las armas en la mano, contra el apartheid  racial y por la libertad. Parece que también estaría condenado de por vida a ser un “delincuente común”
              También tendríamos que  retirar el adjetivo de política a Dilma Roussef, la actual presidenta de Brasil ,que se enfrento a la dictadura militar siendo por esta causa  detenida  torturada y encarcelada por los militares golpistas por su militancia en una  organización  guerrilla urbana ,“terrorista  y no política”  según la visión de Urkullu coincidente con aquellos desalmados militares vende patrias. Estos nobles y ahora reconocidos personajes  históricos, directa o indirectamente “conculcaban los derechos humanos” solo por hacerlo “ilegalmente” ya eran “terroristas” según la peculiar y sectaria vara de medir  de nuestro Lendakari. Pero, también debería explicarnos porque  siempre los políticos de la  derecha demonizan  a la parte más débil y cargada de razón  en estas historias de “guerra” no convencional, y se justifica al poderoso  estado que conculca y  pisotea todas los derechos humanos habidos y por haber.

                    La violencia de Estado es la  máxima conculcación de derechos humanos
          
            El Sr. Urkullu , si seria consecuente con su sermón, estaría llamando también delincuentes comunes a muchísimos políticos y a sus propias fuerzas de seguridad, al propio Estado español en una palabra, y también a su partido, cuando teóricamente controla la ertzaintza,  puesto  que  ejercen la violencia de Estado y todos conocemos los casos de su brutalidad policial que incluso ha cobrado mutilaciones y vidas humanas .Pero curiosamente nuestro lendakari, por algún “decreto divino”   se niega a llamar a esta  violencia como  violaciones de los derechos humanos.
         Sobre el tema de los derechos humanos  el debate no debería estar en que la violencia que  provoca su agresión sea “legal” o “ilegal”, pues cuando  analizamos este  tema de los derechos humanos y pretendamos ser objetivo/as sobre su naturaleza, los parámetros que deberíamos sopesar y aplicar  siempre deberían ser  sobre principios exclusivamente HUMANOS e independientes de consideraciones partidistas o políticas.
              Por una consideración básica, todos somos humanos y nuestros  derechos son inalienables   independientemente de nuestra filiación política o de nuestro presunto apoliticismo y tenemos unos derechos  que deben ser  respetados. Pero suele haber un problema añadido en este tema  del reconocimiento y suele estar  en la propia naturaleza política del Estado en cuestión y de aquellos sus servidores que los conculcan y que, torticeramente no lo quieren asumir. Y curiosamente nuestros hipócritas políticos de  derechas  solo suelen  ver “conculcaciones “de derechos humanos legales”, solo en aquellos  otros estados de naturaleza izquierdista, y nunca en los suyos, de naturaleza de derechas. Y claro, siguiendo este esquema, solo verán “conculcaciones” y “violencia” solo en aquella que proviene de los opositores a su presunta “legalidad”
              Hacer  una exposición  de  como se agrede a los derechos de los humanos es sencilla pues  su conocimiento es universal y afín a todas las  culturas. Cuando alguien agrede a nuestros derechos básicos, comenzando por el de la vida, la integridad física, individual o familiar, nuestra dignidad, nuestros principios, nuestros derechos ,nuestra cultura, nuestras propiedades nuestra patria etc. Independientemente de  si el causante de las agresiones es un Estado, una guerra, un DRON (el nuevo e infernal invento del Imperialismo para asesinar y destruir  fríamente seres humanos a distancia) un policía, un soldado, un guerrillero, un psicópata un atracador etc. Siempre serán agresiones a los derechos humanos. Pero no caigamos en el error de sublimar unos y demonizar otros por intereses partidistas.
              Pues si lo haríamos,  estaríamos entrando en un tremendo y aberrante cinismo  al  considerar que las violaciones de derechos humanos tienen categorías; las tolerables y justas, cuando son “legales “y las intolerables  y terroristas cuando son “ilegales”, pues estaríamos considerando al Estado la facultad de estar por encima de lo humano, como una especie de “dios”, que decide el bien y el mal. Actitud esta que suele definir la esencia del fascismo.   Que de hecho es lo que está ocurriendo en esta nuestra hipócrita sociedad muy mediatizada por tanta  falsedad y tergiversación de los conceptos todo ello por causa del control del Estado que manipula  y propaga estas consignas mediáticamente para su  propio interés.
              Y tenemos un grafico ejemplo de ello en el Estado español, cuando sus portavoces hablan ( Urkullo incluido ) de que no van a reconocer la “equidistancia” entre la violencia del Estado y la de ETA, nos están transmitiendo este aberrante discurso de que su violencia es “legal”, de que es algo así como “saludable”  y por tanto no conculca los derechos humanos. Hasta  su terrorismo de Estado es legal y lo están considerando, de hecho,  como legitimo.
            Ciertamente cuando los militantes de ETA mataban a seres humanos  también se conculcaban el  máximo derecho de estos, el derecho a vivir, esto es innegable. Ni ETA ni la izquierda aberzale creo que lo han negado jamás, fundamentalmente  porque en una guerra no suele ser ese el debate, más bien suele ser una especie de “munición” ideológica para  ataques mediáticos  por las dos partes. Esto siempre ha ocurrido inevitablemente en todas las guerras, el intercambio de acusaciones sobre quien es más “inhumano”
            Y hablando en términos  de derechos humanos, el mismo padrón hay que aplicarlo a las tremendas conculcaciones a los derechos humanos que el Estado ha efectuado cuando mataba apoyándose en su  “legalidad” o “ilegalmente” por  medio del GAL y demás guerras sucias.  Cuando sus policías torturan, incluso hasta la muerte. Cuando apalean manifestantes y matan “por error” alguno de ellos etc. aunque el Estado siempre ha  eludido sus responsabilidad negando los hechos o dilatándolo las responsabilidades penales eternamente.   Pero descontextualizar los hechos explicándolos  de forma partidista y tendenciosa como lo hace el Estado, no ayuda al necesario conocimiento de la verdad imprescindible para la resolución definitiva de todo conflicto.
        Utilizar el tema de la conculcación de los derechos humanos de forma maniquea y torticera para favorecer  intereses políticos partidistas, no es en absoluto de recibo. Es preciso deslegitimar toda conculcación de derechos humas ejecutados  por todas las partes implicadas, pero de una forma objetiva y positiva ,y esto se conseguiría con una actitud de nunca justificar  las violencias, a las  que debemos considerar siempre como las consecuencias negativas de otro factor superior que es el  que las  provoca, y es la CAUSA que las provoca. Deber ser la causa  el sujeto de nuestras condenas  Y ahí ,en las causas  que provoca las conculcaciones de derechos humanos ,habría que centrar todas nuestras energías de condena, por ambas partes. Pero sería necesario la concienciación ciudadana   de que todas  las agresiones a los DH, son condenables, y esta reflexión  nos llevaría inevitablemente a la conclusión de que también lo serán ,sobre todo, las causas que la provocan.
          Se debe partir de que la guerra , sus consecuencias, son  la más despreciable conculcación de los derechos humanos. Pero su remedio no es satanizar las consecuencias de una parte y disculpar las de la otra parte, eso implica ignorar las  causas y seria eternizas  la guerra, haciéndola interminable. Aunque en cierto modo haya parte de verdad , no es ese el camino para la paz,  hay que aparcar esta concepción de la guerra y del conflicto. Es preciso ir a la raíz y al origen que provoca el conflicto y atajarlo. Debemos odiar la guerra y lo que la provoca y amar  la paz y el método para conseguirla.   
,         El camino más correcto imparcial y legitimo hacia todas las víctimas, y también su reconocimiento y  respeto, debería ser  dejar de lado argumentos maniqueos de quien tiene más razones y mas derechos,   porque es una callejón sin salida. Reconocer que existen hechos, abusos e injusticias por todas las partes y buscar el remedio que impida en el futuro  se reproduzcan mas enfrentamientos. Buscar  el autentico causante  que provoca las conculcaciones por ambas partes, descubrir las CAUSAS del conflicto y atajarlas democráticamente .DEMOCRATICAMENTE en este caso es aplicar el derecho de autodeterminación negado , pedir la palabra decisoria a la sociedad vasca, esa es la solución.

                 Y también  viene a cuento incidir en la interpretación que hace la iglesia española, por boca de  algunos obispos, sobre estos conceptos de “victimas”, “violaciones de derechos humanos” y pedidos de “perdón”. Infelizmente las declaraciones del obispo de  Donostia José Ignacio Munilla, hechas recientemente,  parecen ser el pensamiento oficial de la iglesia, sus   declaraciones sobre las “victimas” y el requerimiento de que necesitan , ( solo las de un lado)  la redención de sus victimarios, reactiva las consignas  del Estado, parece que dándole rango de liturgia, en  victimas buena y victimas malas, aceptando sin la más mínima reflexión el discurso maniqueo que niega la equidistancia en  las violencias que generan todo conflicto político. Analizando el hecho de la violencia de contestación con una visión sesgada y descaradamente partidista, pisoteando el concepto  cristiano del humanitarismo que se supone debe ser rigurosamente imparcial y riguroso. Aquí lo que ha conseguido el obispo Munilla ha sido relegar el papel de su iglesia, al mismo nivel de un vulgar partido político de la derecha pura y dura al servicio de un poder que arrastra  modales y hechos  totalitarios.



           Parece que algunos aun no han  superado ni reconocido el nefasto papel de su iglesia en aquella “Cruzada” y sus crímenes de lesa humanidad. Siguen reconociendo también  al vencedor, al Estado español, heredero de Franco y a su origen a la fuerza bruta y a su “razón de la fuerza” rango de “legal”  bondadoso y cristiano y a los que fueron derrotados entonces en su “Cruzada” y a los posteriores  resistentes que  más tarde surgieron ,rango de “malvados y terroristas”. Actitud que será  incomprensible para muchos católicos solo explicable  por los privilegios económicos y la financiación que el Estado hace a “su Iglesia” con nuestro dinero, claro. .