martes, 6 de mayo de 2014

Tópicos vulgares contra derechos humanos universales

A propósito de la frase “reconocer el daño causado y pedir perdón”            

Esta penosa y ya cansina frase de “Reconocer el daño causado y pedir perdón”  forma ya parte de los tópicos mi veces repetidos del unionismo español al cual, también interesadamente, otros agentes  incluido  el PNV se han apuntado sin el más mínimo pudor .Y aunque aparentemente es un frase presuntamente humanitaria  y solidaridad con unas víctimas, y hasta parecería  una frase apolítica, aséptica y aceptable…. Pero! OJO ¡no hay nada de eso, es la frase típica, prototípica, diríamos mejor, de la manipulación mediática y semántica de este Régimen. Y afirmamos esto por  varia y contundentes razones:

(a)      Quienes la acuñaron y la utilizan no tienen la más mínima autoridad moral  ni dialéctica para hacerlo por aquello de que ven la “paja en el ojo ajeno y no ven la viga en el suyo”. Cuarenta años franquistas de crímenes de lesa humanidad los contemplan y aún esperan sus gestos de “reconocer  el daño causado y pedir perdón”. Y sin olvidar sus fechorías  actuales, ocultadas, mimetizadas o tergiversadas por sus aparatos de propaganda, como arma de deslegitimación y estigmación de sus enemigos políticos de la Izquierda Abertzale
(b)    Detrás de una presunta motivación justa, humanitaria y solidaria con  unas víctimas, solo hay una ruin  intencionalidad política de utilizar la tragedia y  el sufrimiento producido en esas  víctimas en provecho político propio, desconociendo, maniquea y humillantemente la existencia de otras víctimas, ambas resultantes de un  conflicto de naturaleza inequívocamente político, termino lógico a aplicar en toda  confrontación de intereses de naturaleza política.
(c)   Tópicos que en absoluto tienen nada que ver con presuntas intenciones de alcanzar paz alguna y tampoco de deferencia hacia sus  víctimas, nada de eso, son empleados como leña para alimentar el fuego del odio  para sus rebaños de cafres cavernarios, para alimentar la crispación, la intolerancia y el ensañamiento contra los presos políticos vascos. Presos a los que los utiliza  como carne para el sufrimiento para saciar los más ruines e inhumanos bajas instintos de aquellos sectores ultras nacionalistas-fascistas, con  fin de fomentar  la “Guerra Permanente” virtual y mediática en Euskal Herria, para dar la impresión de que esa “Guerra” no ha acabado y así mantenerla viva virtualmente.


                Y toda esta parafernalia  y presunta motivación humanitaria hacia unas víctimas, parte  de un garrafal fallo de bulto. Veamos esto;   para ejecutar ese “daño causado” es necesario una conculcación a los derechos humanos, asesinato, secuestro, tortura etc. Ciertamente y en la gama de las conculcaciones y agresiones a los derechos humanos, el asesinato, privarle la vida al ser humano es, quizás la mayor de las agresiones a ellos.
        
      Pero desde una perspectiva universal  de los derechos humanos, no es de recibo, ni políticamente correcto ser maniqueo y tendenciosos con estos derechos, y solo fijarnos en las conculcaciones y muertos  que nos interesan,  despreciando la naturaleza humana de “las otras”  víctimas que por razones inconfesables, se les ignora y se las considera inexistentes.
     
     Por ejemplo considerar solo las víctimas de ETA, cosa que es lo que hace Estado y sus testaferros, lo hace porque su perspectiva de estos derechos humanos es, sectarista, maniquea, y falsaria,  absolutamente politizada para  provecho político propio, lo que de hecho, ya está desvirtuando cualquier atisbo de su  presunta intencionalidad humanitaria a aquellos que manipulan estos derechos humanos universales.
     
     No es de recibo la utilización torticera de unas víctimas, a las que se utiliza para sacarles descarado provecho político propio, a la vez que se demoniza y deshumaniza  al enemigo político incluyendo a sus muertos. Y también por el desprecio monumental al que se les está relegando a las víctimas del otro bando, no solo ignorándoles su condición humana y su necesaria dignidad al que tienen derecho sino que incluso, se demoniza y persigue y penaliza como delitos todo intento de sus familiares y amigos de recuperar y manifestar esa dignidad  a la que como seres humanos tienen derecho. 
    
       Penosas conclusión a la que se suele desembocar, como lo hace el Estado y sus testaferros, cuando se pretende politizar manipulando los valores de unos simples  derechos humanos, que deben ser siempre absolutos e inalienables y no un simple concepto comodín para intereses políticos, que no por casualidad  se suelen basamentar  en la conculcaciones de otros derechos humanos, el mayor de todos ellos el del derecho a decidir,  el derecho a la autodeterminación de los pueblos.
  
      También el Estado y sus aparatos paralelos han cometido y cometen, amparados en la impunidad que le da su  “legalidad”, asesinatos y torturas, bien legales o ilegales, (el GAL es un ejemplo de  las ilegales.)¿Podemos ser tan cínicos de considerar a los crímenes del Estado como “No conculcaciones de derechos humanos“ ? ¿Serán crímenes buenos?, ¿“Serán conculcaciones a los derechos humanos “buenas”?, ¿O quizás aquellas “victimas “no son “humanas” ? Infelizmente el Estado y sus testaferros, recurren al autismo como arma política, porque  simplemente para ellos  “no existen estas víctimas”
   
     Cuantas veces los portavoces de  Régimen, nos han repetido hipócritamente que quien emplea la violencia para conseguir sus objetivos políticos, estos objetivos se deslegitiman por sí mismos. Esto lo decían cuando ETA estaba  activa, y ahora este discurso a enmudecido porque los desenmascara de su auténtica y falsa naturaleza, porque ahora, la única violencia que impera es la del Régimen.
    
     Y este intencionado  fallo analítico suele ser muy  típico de la derecha política, pues es común que en  sus discursos suele ser  más importante lo que calla que lo que dicen. Y esto que calla es la esencia misma del disparate del pedir y reconocer  el “daño y el perdón” a solo una parte,  y que en realidad es la base del discurso oficial del Estado español relativo al tema vasco, al que sumisamente también se ha apuntado el PNV.
   
      Donde el Estado, no solo oculta sus propias miserias en conculcaciones de derechos humanos hacia  sus enemigos políticos, sino que intencionadamente, pretende ocultar unos hechos, con rastreros y maniqueos montajes, unos hechos que  señalan al Estado como responsable directo del ORIGEN  del conflicto al haber provocado y estimulado  el surgimiento de una violencia de respuesta, la de ETA, que ha hecho, que también hayan surgido  nuevas  agresiones a los derechos humanos de su parte.
        
       Aquí el Estado no está legitimado para exigir a nadie reparaciones de “Daño y Perdon”sobre conculcaciones de derechos humanos, por partida doble:
 Por ser el Estado también un agente activo en las conculcaciones de los derechos humanos universales que aunque sean presuntamente “legales,” no pierden su naturaleza de victimas agredidas, con resultados de muerte, tortura, persecución etc. Y hablemos de miles de conculcaciones de derechos humanos efectuadas por el propio Estado y sus aparatos paralelos, con resultado de  execrables crímenes, torturados, asesinados, enterrados en cal viva, o desaparecidos para siempre sus cuerpos. Sería interminable el listado de estas víctimas de crímenes del Estado, que este y sus corifereros de contrata ignoran intencionadamente para manipular opiniones.
             
      Y tampoco no nos podemos olvidar de las conexiones y relaciones de este  Estado neo franquista con notables criminales de guerra franquista , y crímenes considerados por la justicia universal “como crímenes de lesa humanidad “algunos de ellos  aun ocupan cargos de  responsabilidad política en el Estado neo franquista, así como la cobertura que el propio Estado está dando, al propio relato del franquismo ,en muchos caso legitimando las consecuencias de aquellos crímenes de lesa inhumanos, fosas comunes, memoria histórica, dificultando  ayudas a los familiares de las victimas e impidiendo con todo tipo de triquiñuela  los juicios de aquellos criminales franquistas .etc. actitudes que obviamente  deslegitiman al Estado para hacer pedidos a nadie sobre los presuntos pecados de otros
               
       Detrás de estos pedidos del Estado a terceros, hay una perversa y abusiva intencionalidad  política pues implica que el Estado, unilateralmente se arroga una prepotente posición de dominio autoridad y legitimidad en un conflicto de intereses políticos en curso y que implica una actitud prepotente chulesca y despectiva hacia la otra parte, lo que les retrata gráficamente  sobre su  negativa naturaleza totalitaria.  

        Aunque el Estado sigua negando  a estas alturas  la naturaleza política del conflicto es obvio que su cerrazón autista es fruto de la carencia de otros argumentos. Como también es obvio que la ceguera que impide a alguien  ver el mar, no  supone que el mar no exista.

     El cinismo  por parte del Estado y sus amigos es morrocotudo, y por partida doble y lo hace para manipular el concepto de los derechos humanos, para manipularlos en su provecho. En toda guerra o conflicto entre dos bandos o países, suele darse  grandes conculcaciones a los derechos humanos. Y en el Estado español lo es por ambas parte. La  agresión y dominación del Estado que pretende negar los derechos e intereses nacionales de los vascos, Y también la que ha generado  como  guerra de respuesta la resistencia vasca.
         
     Porque, hagamos un ejercicio de  imaginación, y de un gran optimismo. claro, y trasladémonos a aquel escenario del comienzo de la llamada transición, (pero una transición real, no teatral)  donde los poderes franquistas  habrían desaparecido y serian fuerzas democráticas las que habrían escrito la nueva Constitución. Y en esta  se habría reconocido el derecho DEMOCRATICO  de  las nacionalidades a decidir su propio futuro y poder utilizar este derecho para dar forma política a las naciónalidades ahora sometidas.

       Nos habríamos ahorrado una guerra, porque los vascos hubieran aplicado sus derecho a decidir sobro su futuro y sobre su nacionalidad, de una forma civilizada y democrática, independientemente de su resultado, este derecho hubiera sido respetado. Y de nada sirve argumentar que los vascos nunca hubiesen aceptado un resultado adverso, para justificar las actitudes autoritarias, Las actitudes políticas dejan de ser democráticas cuando unos “iluminados” se arrogan el derecho de pensar y decidir del pueblo, independientemente de sus "sublimes" motivos. Los hechos son los hechos aunque los adornemos de disculpas tontas. Privar derechos y libertades al pueblo , como lo hace este Régimen heredero de Franco, con disculpas de que “no saben utilizar la libertad”, “son menores de edad” ,”Nosotros el Poder somos los elegidos por dios” etc. solo ocultas intenciones de aferrarse al poder para satisfacer negras intenciones del enriquecimiento rápido

 La guerra, como la mayor conculcación de derechos humanos
   
     En toda guerra se suele dar fenómenos de  violencia,  de un lado agresores  y del otro de agredidos .Y debemos  explicar con objetividad el  contenido de ambas  violencias, una de agresión y ofensiva y otra defensiva y de respuesta,  y debemos enfocar estas distintas violencias desde una perspectiva racional objetiva y humana.  Debemos  hacerlo desde una óptica fría lejos siempre de valoraciones maniqueas y manipuladoras es decir olvidarnos de lo “legal e ilegal” porque el concepto “legal “es un valor circunstancial y relativo a factores no siempre  justos.
  
    Partiendo desde la óptica de que la guerra y sus demoledoras consecuencias, en vidas, sufrimientos y destrucción, será siempre  la mayor de las  conculcación de los derechos humanos, independientemente del bando enfrentado. Y que consecuentemente, siempre con planteamiento humanistas ,habría que huir de toda  incitación  apología y exaltación de ella, y considerar  por principio toda guerra y toda violación de derechos humanos como negativos para la  humanidad.

   El “argumento” simplón de que en Euskal Herria no hay conflicto, solo “terrorismo” apolítico denota y con claridad el escapismo del Estado y de sus testaferros ,de las  responsabilidades que tendrían que asumir  caso de  reconocer  que existe ,( que ha existido) un “Conflicto” o “Guerra” ,en Euskal Herria.  El Estado esta haciendo una descomunal exhibición de hipocresía  al no considerar explícitamente este enfrentamiento  con el  concepto mismo de “Conflicto” .

        Y no  lo hace exclusivamente por los imperativos de su guion insurreccional , y por su estrategia de interés de Estado. Porque si lo haría , estaría reconociendo explícitamente  que el origen de ese “Conflicto” es fruto de sus carencias democráticas -el recurso armado al que la oposición hecha mano  a falta de recursos democráticos  para alcanzar objetivos politicos independentistas - quedando desarmando de sus mentiras. Y por esta causa no le interesa de ninguna  forma que ETA desaparezca del escenario  político y la esta manteniendo “viva y actualizada” con su  unilateral y virtual Guerra Permanente contra  Euskal Herria.

     Pero, evidentemente, si reconoce conflicto implícitamente, vista la magnitud de sus estrategias represivas  a las que este  Estado está sometiendo a Euskal Herria durante más de  treinta y cinco año en  un  conflicto que ha producido miles de muertos entre  ambos lados, miles de detenidos, ilegalizaciones de partidos, tortura institucionalizada, cierres de periódicos, etc. toda una lista aparatosa de hechos violentos y que son difícil de ignorar y de camuflar de su autentica naturaleza política

        Y llama la atención el despliegue mediático e institucional que el  Estado solía y suele desplegar para honrar la memoria de sus víctimas  producidas por el enemigo, como bajas del conflicto, a las que ha homenajeado, y continua haciéndolo, ahora sin victimas, dándoles  rango de héroes “caídos por  España”
      
       Mientras que a las víctimas del mismo conflicto que el Estado y sus aparatos paralelos han ejecutado, asesinado, torturado, perseguido, huido  etc. no son consideradas como víctimas del conflicto, ni de nada, son simplemente seres ignorados.  Pues el Estado se ha inventado un nuevo y carismático concepto, de “Terroristas” muy utilitario para sus  intereses de dominacion.

       Debemos pues desautorizar en principio toda conculcación de los derechos humanos, y también huir de apologías partidistas sobre la violencia. Pero si debemos distinguir y clarificar las violencias de agresión y las violencias de respuesta, la primera condenable sin paliativos y la segunda, a veces como mal necesario y obligado de la que no podríamos enorgullecernos por muchas medallas al valor ganadas. Pues matar a un semejante no es un acto del que otro  humano pueda enorgullecerse, aunque este  puede estar explicado y hasta justificado con reservas  como un mal necesario  pero no ensalzado.

         Porque, que podríamos decir de aquellos padres de familia que tiene que defender su familia sus bienes etc. ante la violencia ciega y salvaje de un ejército  ocupante.  Aquí la violencia de respuesta sí que estaría explicada y justificada  frente a un enemigo agresor, incluso seria criminal no hacerlo, por las implicaciones colectivas que acarrearía.

     Y si  se trata  de sublimar actitudes y actos de lucha y enfrentamiento violento, no lo hagamos nunca  hacia la propia guerra como concepto, ni aunque sea de respuesta,  ni  como  mal menor, hagámoslo  hacia las actitudes de defensa de las libertades y contra el fascismo y la intolerancia. Contra los ejercitos invasores .

    Y si tenemos que homenajear a nuestros héroes muertos en pro de la libertad, hagamos un monumento en homenaje a los que lucharon enfrentados contra el origen y la causa que provoca  todas las conculcación de los derechos humanos;  la intolerancia, la opresión, la negación de libertades, el  fascismo, la imposición de una nacionalidad ajena, la explotación del hombre por el hombre, etc. Actitudes infelizmente de origen humano que suelen ser siempre  las  causantes de  la agresión a los derechos humanos y  también la de  la guerra de respuesta.

            Debemos condenar, sin paliativos, aquellas energías negativas e instintos primarios  odio, venganza, intolerancia, racismo etc. casi siempre fomentados y financiados por manos oscuras cuyo fin es su propio lucro desenfrenado y que suele provocar las guerras  la violencia y las conculcaciónes de los derechos humanos, y que suelen ser el origen y el fundamento  del mal y de la guerra.
      
     ¿Dónde están las causas del mal? Concepto este que la derecha política  siempre pasa de puntillas en todos sus discursos sobre la violencia del enemigo político. Y lo hacen porque generalmente  es la propia derecha, y sus instintos primarios de codicia y acumulación de capital los responsables de ese Origen del Mal.
          Nos repiten y mencionan,  miles de veces, las víctimas de la violencia de ETA y en ninguna ocasión, ni por casualidad mencionan las causas que han provocado esa violencia, porque quedarían desarmados de argumentos, y porque nos llevaría hasta el mismísimo origen de la guerra en Euskal Herirá, hasta  la Guerra de agresión que ya comenzó siglos atrás con el liberalismo político de Madrid y sus afanes centralistas negando soberanía y libertades y, que aun continua.

       Y si profundizamos  hasta la raíz del Mal llegaremos siempre hasta su raíz ,la codicia de ciertas  castas  oligárquicas dominantes, hasta  la intolerancia, la imposición y la ambición de poder. Porque detrás de toda imposición y fascismo y de sus sublimes discursos humanitarios y patrióticos, estará siempre el rastrero y codiciado poder de la ambición la codicia y el “botín de guerra” del capitalismo, para robar  masacrar y destruir, o bien  al país vecino de sus codiciadas materias primas  o al  pueblo trabajador que se ha provisto de un gobierno democrático para labrarse un futuro en prosperidad 

       Y si hay que levantar monumento a la victoria, no lo háganos en honor a los vencedores, a costa de los, vencidos, hagámoslo homenajeando a los conceptos tales como la tolerancia, la libertad, la igualdad, la fraternidad, la paz etc. Porque hablar y ensalzar a los vencedores  es despreciar a los vencidos, deshumanizarlos, condenarlos como derrotados.

      Pues ¿De qué son culpables? ¿De haber sido más débiles en número y armas? Unos y otro debemos ser siempre y ante todo seres hermanos en potencia, y son los valores humanos triunfantes a los que debemos defender y ensalzar. Y si se da la guerra y el enfrentamiento siempre será por motivaciones  primarias  originadas por minoritarios castas dominantes, portadoras de  odios, envidias, codicias  etc. que habrán surgido no del corazón del pueblo ,de sus gentes humildes compuesto por seres  humanos,  sino de mentes que no tienen nada  de humanidad , solo impulsos codiciosos ávidos de  cacumular capital y de botín de guerra.
            
    Odiemos el concepto del Origen del Mal, las Causas que  provocan la violencia y la guerra  y a sus promotores, amemos al ser humano, a todos como víctimas potenciales de la guerra, seamos fraternales. Esa es la clave de la paz y la convivencia.
       
     Obligar al enemigo a Pedir perdón y “reconocer daños causados”  es precisamente un argumento para alimentar argumentos guerreros... Y quien lo hace ya está cargado de perversa  intencionalidad , pues está sembrando las semillas para la próxima guerra, cargando las armas para que mañana disparen de nuevo, pues estimulan rencor y venganza, porque están  vasados en los valores del “vencedor”; la humillación, la fuerza, el odio etc.  Carentes de  todo atisbo de racionalidad pacificadora y humana. Que solo alimentara resentimientos  venganzas y futuras guerras.

           Y lo paradójico de estos  pedidos de vencedores a vencidos  es que el Estado español no es “vencedor” de nada ni cosa parecida, porque su verdadero enemigo es el independentismo vasco y a la fecha de hoy está más reforzado que nunca. De lo que solo ha sido una unilateral decisión de ETA de dar finiquito a su actividad armada en un acto encomiable y positivo para la paz, el Estado lo proclama como “victoria unilateral contra el Terrorismo “con el agravante también de que este fin de la actividad armada, el Estado ni lo ha deseado nunca ni le agrada en absoluto que se cumpla.

        Porque esta inactividad armada, a este Estado neo franquista, a sus poderes facticos,  les descoloca totalmente de su naturaleza prepotente y agresiva. Lo suyo es la guerra y el dominio, el Estado se siente mermado de sus “esencias guerreras” compulsivas. Y esta actitud es, diríamos, su trasfondo ideológico, porque su real motivación es mucho más pragmática.

       Esta gente neo franquista en el poder del Estado, no sabría desenvolverse en un escenario de paz y democracia, donde las demandas soberanistas y las carencias democráticas de los vascos  deberían ser dilucidarse exclusivamente en el terreno político. Y en ese terreno y en el juego democrático los poderes facticos del Estado neo franquista, no saben jugar, han perdido la práctica tras setenta y cuatro años de jugar en su trreno de la prepotencia y la imposicion
           
           Y es por eso prefieren un terreno  más favorable a su “estilo” de hacer política, necesitan un enemigo “terrorista “aunque sea virtual, y es por esto también que no les interesa que ETA desaparezca del “terreno de juego” y la están manteniendo virtualmente  activa  y mediáticamente protagonista, para así justificar su inmovilismo compulsivo. 

         Cuarenta años de franquismo y treinta y cinco de neo franquismo han conferido a estas castas que dominan todos los resortes del Estado, un carácter prepotente en soberbia dominio y actitudes totalitarias que ha anulado en ellos todo atisbo de talante democrático. Es más, de acuerdo a su ADN fascista, lo consideran como una debilidad para su “autoridad”. Y ha sido  muy significativo que su respuesta, a la voluntad de ETA de parar las armas  haya sido agresiva e intempestiva.

     Y el hecho de  poner  condiciones imposibles e inconsecuentes, son muestra inequívoca de su disgusto y de  sus retorcidos propósitos. Que lo único destacable en ello es su efecto manipulador mediático causado por la repetición al mejor estilo del nazi Joseph Goebbels, de tópicos fabricados en sus laboratorios de contrainsurgencia. “deben entregar las armas” “deben pedir perdón”, “deben disolverse” y resopetar a las “victimas agraviadas”etc.

     Los poderes factico del Estado  tampoco busca la paz sino todo lo contrario, están promoviendo una virtual “Guerra permanente” para Euskal Herria que bloquearía la paz. Pretende mantener  a ETA viva, aunque sea virtualmente, rechazando e impidiendo la intención de ETA  de disolverse y desmantelarse de forma organizada y verificable por organismos internacionales, porque le interesa que esta “virtualmente viva” y permanentemente actualizada en los medios de desinformación controlados por el Estado.

     Mantiene abierto sus frentes mediáticos de desinformación a la vez que se emplea sádicamente con los presos políticos, deteniendo a presuntos y recurrentes “comandos” inventados, abriendo nuevos frentes de represión y persecución con burdas disculpas de “enaltecimientos”  de un “terrorismo “que ya solo existe en su imaginación y en sus propias prácticas.

     Todo con el fin de crear la ilusión de que ETA  vive y es un peligro para una inexistente paz y una caricatura de “democracia”, como disculpa para mantener  su estado de guerra virtual contra los vascos. Además de fomentar la crispación y el estado de “Guerra Permanente” Le interesa prolongar esta situación indefinidamente. Para evitar el temible día en que tenga que poner a prueba su inexistente espíritu democrático. 

         Porque el fondo de todas sus teatrales poses es ese; que llegue el día en que se le caerá su falsa careta de demócrata  y aparezca su auténtica faz cavernaria de fascistas hasta la medula. Y lo será, no por arrepentimiento ni pedidos de perdón por los males causados durante setenta y cinco años de  fechorías y crímenes de lesa humanidad. (Nunca lo harían) 


      Será, sin duda alguna, por sus propias contradicciones, que serán cada vez más agudas decadentes y agresivas y también, y sobre todo, por las energías que están surgiendo para la necesaria unión  concienciación, organización y acción  de las fuerzas de izquierdas progresistas del Estado (soberanistas, socialistas, social demócratas etc.) que trabajaran para su agudización  y para arrastrarlas hasta el derrumbe definitivo de este  Estado neo franquista, que será   suplantarlo   por aquel otro Estado democratico de la II Republica que fue violentamente  usurpado por los franquistas, y que no olvidemos, nunca ha dejado de ser un Estado legítimamente elegido